Últimas Noticias

L’Ajuntament de Cocentaina i el Campus d’Alcoi de la Universitat Politècnica de València (UPV) continuaran col·laborant en distintes àrees en...

L’App interactiva de la Fundació Caixa Ontinyent “Els contes de Dino” ha superat ja les 10.000 descàrregues, una xifra que...

El Alcoyano y el Andorra finalizaron su participación en la Segunda Fase de Segunda B con un resultado de 2-3 y una victoria para...

El Deportivo Alcoyano ha perdido este pasado domingo en el Nou Estadi por 1 a 0 ante el Nàstic de...

imagen de agenda cultural
banner home cope en directo
banner movil cope en directo

Síguenos en RRSS

imagen facebook cope alcoy
imagen twitter cope alcoy
Imagen instagram cope alcoy
imagen Youtube cope alcoy

Fiesta y Cultura

El Museo Arqueológico de la Diputación de Alicante y la Fundación MARQ han anunciado el acuerdo alcanzado estos últimos días con los museos de Shaanxi...

Alcoi s’uneix un any més a la celebració del Dia Internacional dels Museus, una cita que tindrà lloc el día...

Alcoy vivió ayer un inédito  23 de abril, Día de San Jorge, marcado por la crisis sanitaria del Coronavirus y...

Educación

El VI Concurso Start UPV Campus d’Alcoi ha dado a conocer sus proyectos premiados. ‘Mybeeway’, creado por Alberto Madrero y Pablo Palomares,...

La Cátedra AITEX – UPV vuelve a convocar el concurso de diseño textil en su 5ª edición. El objetivo del...

El Salón de Grados ‘Roberto García Payá’ ha acogido la Gala de la Calabaza que organiza tradicionalmente la Delegación de...

La Santa Sede permite celebrar hasta cuatro misas en Navidad, Año nuevo y Epifanía

El Vaticano permitirá a los sacerdotes celebrar hasta cuatro misas, una más de las hasta ahora autorizadas, en los días de Navidad, Año Nuevo y Epifanía, para facilitar la participación de los fieles y respetar las normas de distanciamiento por la pandemia.

En un decreto publicado el miércoles por la Congregación para el Culto Divino firmado por el prefecto, cardenal Robert Sarah, se explica que dada la situación desencadenada por la propagación mundial de la pandemia se concede “a los sacerdotes residentes en sus diócesis, siempre que lo estimen necesario en beneficio de los fieles, permitir que este año, durante el período de Navidad, se celebren cuatro misas diarias el día de Navidad (25 de diciembre), el día de María Santísima Madre de Dios (1 de enero) y la Epifanía (6 de enero)”.

Según el Código de Derecho Canónico, en caso de escasez de sacerdotes, el obispo “podrá conceder que los curas, por justa causa, celebren dos veces al día y también, si la necesidad pastoral lo requiere, tres veces los domingos y días festivos”.

Por tanto, se amplía de tres a cuatro las misas que un sacerdote puede oficiar en los días más importantes para la Iglesia. En estos días además, en países como Italia, los obispos han permitido adelantar las misas del Gallo, el 24 de diciembre, que tradicionalmente se celebran a medianoche para poder respetar el toque de queda por la pandemia, que comienza a las 22.00 horas.

También el Papa Francisco se ha adecuado y la misa del Gallo en la basílica de San Pedro será a las 19.30 horas por la misma razón.

Además, se confirmó hoy al publicar el calendario de los eventos de este mes, que la participación en las celebraciones de este periodo natalicio “será muy limitada, con fieles identificados según las modalidades utilizadas en los últimos meses, en cumplimiento de las medidas de protección previstas y sujeto a cambios debido a la situación“.

Así será la desescalada en las misas en la Diócesis de Valencia

El próximo lunes comienza la desescalada en las parroquias valencianas para la celebración del culto público en tiempo de pandemia, según ha anunciado el arzobispado de Valencia tras las propuestas por la Comisión Ejecutiva de la Conferencia Episcopal Española.

A este respecto, el propio cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, ha pedido “encarecidamente” a todos los sacerdotes, en particular los párrocos, que velen “por el mandamiento principal de la caridad, que conlleva necesariamente proteger la vida humana y su salud”.

De igual modo, les pide que preparen durante la semana que hoy comienza los templos para que puedan llevarse a cabo las disposiciones en las siguientes fases:

Fase 1.- (Desde el lunes 11 de mayo): Se permite la asistencia grupal, pero no masiva, a los templos sin superar el tercio del aforo, con Eucaristías dominicales y diarias.

Fase 2.- (Probablemente empezaría el lunes 25 de mayo): Restablecimiento de los servicios ordinarios de la acción pastoral con los criterios organizativos y sanitarios –mitad del aforo, higiene, distancia de seguridad–.

Fase 3.- Vida pastoral ordinaria que tenga en cuenta las medidas necesarias hasta que haya una solución médica a la enfermedad.

Se prorroga la dispensa del precepto dominical

Como a partir del lunes 11 de mayo, será necesaria una evaluación continuada que permita valorar la puesta en práctica y modificación de la desescalada en las situaciones que sea necesario, “teniendo en cuenta lo que la autoridad sanitaria disponga en cada momento”, el Arzobispo prorroga la dispensa del precepto dominical, invitando a la lectura de la Palabra de Dios y a la oración en las casas, pudiendo beneficiarse de la retransmisión a través de los medios de comunicación para quien no pueda acudir al templo.

También, ruega encarecidamente que las personas mayores, enfermas o en situación de riesgo “valoren la conveniencia de seguir las celebraciones por los medios audiovisuales, no saliendo, por tanto, de sus domicilios”. Estas personas pueden solicitar al párroco que se les lleve la comunión a sus hogares, por medio del párroco o de ministros extraordinarios.

Por otra parte, se establece el aforo máximo de los templos (1/3 en la primera fase y 50% del aforo en la segunda) y la obligación de respetar la distancia de seguridad.

Uso de mascarillas y guantes en los templos

Además, se recomienda que en el templo los fieles” hagan uso de mascarilla con carácter general y, si es posible, también de guantes“. Las pilas de agua bendita continuarán vacías.

Las puertas de las iglesias se mantendrán abiertas a la entrada y salida de las celebraciones para no tener que tocar manillas o pomos. Si una cancela engloba dos puertas, sería útil indicar que una es para entrar y otra para salir.

De igual modo, el Arzobispado advierte que “es conveniente señalizar en el interior del templo la manera de desplazarse de los fieles”. A ser posible, los pasillos “deberían tener un solo sentido de desplazamiento”. También ayudaría el marcar la distancia de seguridad en el pavimento para organizar la fila de la Comunión.

Es necesario la desinfección frecuente (en la medida de lo posible) del templo, bancos, objetos litúrgicos, etc.) y que cada feligrés lleve su propio gel hidroalcohólico para que se desinfecte las manos a la entrada y salida del templo.

No se deben permitir visitas turísticas a los templos y museos en las fases 1 y 2 de la desescalada.

La Eucaristía, sólo en la nave central

Según las disposiciones del Arzobispado de Valencia, allí donde sea necesario y posible, se puede aumentar el número de celebraciones eucarísticas, a fin de que todos los fieles puedan celebrar la Eucaristía manteniendo el aforo permitido. Es muy conveniente usar la nave principal para la celebración de todas las Misas ya que permite mejor guardar la distancia física adecuada entre personas, dejando la capilla de la Comunión sólo para la oración personal.

Además, es muy recomendable para evitar el contacto entre los niños y las personas mayores que puede dar ocasión a un mayor riesgo de transmisión del virus, según indican las autoridades sanitarias, que en los domingos y días de precepto hubiese una misa sólo para los niños con sus padres.

De igual forma, se anima a organizar, con personas responsables voluntarias, la apertura y cierre de las puertas de entrada al templo, la distribución los fieles en los bancos (únicamente las personas que convivan en el mismo domicilio pueden sentarse juntas), el momento de la Comunión y la salida de la iglesia al finalizar, respetando la distancia de seguridad, evitando agrupaciones de personas en la puerta.

Hay que evitar evitar, si no es posible mantener la distancia de seguridad, los coros de canto en la parroquia: se recomienda mantener un solo cantor o algunas voces individuales y algún instrumento. “No habrá hoja de cantos ni se distribuirán pliegos con las lecturas o cualquier otro objeto o papel”.

La colecta, al final de la misa

El cestillo de la colecta no se pasará durante el ofertorio, sino que el servicio de orden lo ofrecerá a la salida de la misa. (Si no es posible, se colocará en un sitio visible y se informará de ello). Sería muy conveniente, en este sentido, fomentar el donativo domiciliado a través del portal dono a mi Iglesia: www.donoamiiglesia.es

Ademas, no se debe hacer procesión de ofrendas.

Las disposiciones aprobadas por el Arzobispo establecen que el sacerdote celebrante desinfectará sus manos antes de empezar la misa, antes de distribuir la comunión, y después de distribuir la comunión. Los demás ministros de la comunión (si el sacerdote es mayor conviene que la distribuya un ministro extraordinario de la comunión) antes y después de distribuir la comunión. Sacerdotes y ministros cuando distribuyan la comunión usarán mascarilla o pantalla protectora facial.

Por otra parte, el saludo de la paz, se sustituye por un gesto evitando el contacto directo.

La comunión, en la mano

En el diálogo individual de la comunión (el sacerdote dice: “El Cuerpo de Cristo”. El feligrés responde: “Amén”), se pronunciará de forma colectiva después de la respuesta “Señor no soy digno…”, distribuyéndose la Eucaristía en silencio tanto por parte del sacerdote o ministro como por parte del feligrés que la recibe.

La comunión se recibirá en la mano. Durante la pandemia, según las disposiciones del Arzobispado, se evitará el uso de reclinatorios (dado que no permiten la desinfección tras el uso de un feligrés si a continuación se arrodilla otro sin solución de continuidad).

La Archidiócesis de Valencia comunica la suspensión de la celebración pública de la Misa

El Cardenal Arzobispo de Valencia, Don Antonio Cañizares, tras las medidas ordenadas por el Gobierno Central; comunica la necesaria adopción de nuevas disposiciones de urgencia siguiendo las indicaciones de las autoridades gubernamentales, para frenar la pandemia del COVID-19.

Ante esta situación, la Archidiócesis de Valencia comunica que quedan suspendidas las celebraciones públicas de la Santa Misa con fieles en todas las iglesias. Asimismo, apelando a la responsabilidad se considera necesario suspender todos los actos públicos previos así como las procesiones de Semana Santa, atendiendo a la excepcional situación que compartimos todos, y agradeciendo la comprensión de todos los fieles.

Se reitera, como se indicó en la comunicación del Cardenal Arzobispo remitida en el día de ayer, la petición de que los fieles sigan la Santa Misa a través de los medios de comunicación y otros canales de distribución, como La 8 Mediterráneo Televisión, el Canal Youtube de la Catedral de Valencia, COPE, La 13, RNE y TVE, y que los fieles que participen de la Eucaristía, a través de estos medios, de forma no presencial, hagan la comunión espiritual, recuperando la práctica tradicional de la Iglesia como medio de comunión eclesial.

A los sacerdotes, que celebrarán en privado la Eucaristía, que incluyan peticiones para la erradicación de la pandemia, y por los fallecidos, enfermos y sus familias, y también por los profesionales sanitarios abnegados, y dedicados a costa de sus propias vidas a salvaguardar las nuestras pensando en el bien común. Asimismo, se transmite a los fieles que los sacerdotes permanecerán siempre disponibles para la atención espiritual, especialmente para los enfermos y necesitados de consuelo espiritual.

Como también se indicaba, respecto a las celebraciones fúnebres, en los funerales se realizarán con la celebración de la Palabra posponiéndose las Misas Exequiales.

En cuanto a los bautizos y bodas programados, que se realicen siguiendo las directrices de las autoridades sanitarias, y los que no estén programados, que se pospongan, -en el caso de los bautizos, exceptuando el peligro de muerte.

Como indicó el Cardenal Arzobispo de Valencia “la gran manifestación de solidaridad y cercanía con la totalidad de nuestro pueblo, es que elevemos nuestra plegaria y clamemos desde lo hondo al Señor, infinito en su compasión, que tenga piedad y nos bendiga. Su bendición es comprensión, colaboración, y verdad que se realiza en el amor. Supliquemos a Dios y a la Santísima Virgen, Madre de los Desamparados, implorando su auxilio”, dijo.