Últimes Notícies

L’esport torna a ser notícia a la nostra ciutat. Dijous passat vam conéixer, de mans d’Alberto Belda, regidor d’Esports, i...

Alcoi va tancar el dilluns les festes patronals en honor a Sant Maure després d’un intens mes on s’han celebrat...

Demà dijous, 8 de desembre, tornarà a celebrar-se la tradicional festa de ‘La Corriola’ a Cocentaina, un antiquíssim costum que...

Avui dimecres hem recordat que Cocentaina celebra demà la festa de ‘La Corriola’ al paratge de Santa Bàrbara coincidint amb...

El IPC crece un 10,9% interanual en la Comunitat Valenciana en agosto

El Índice de Precios de Consumo (IPC) en la Comunitat Valenciana subió un 10,9% en agosto respecto a un año antes y la tasa intermensual creció en un 0,4%. Así se desprende de los datos hechos públicos este martes por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

En el conjunto de España, el IPC subió un 10,5% en agosto con relación al mismo mes de 2021, tres décimas inferior a la del mes anterior. Además la tasa de variación mensual fue del 0,3%, y la inflación subyacente se situó en el 6,4%; esto se traduce en 0,3 puntos más que en el mes pasado.

La tasa interanual de la Comunitat se sitúa por encima de la media en España (10,5%), liderada por Castilla-La Mancha (12,6%) y Galicia (11%).

Por otra parte cabe destacar que los precios que más subieron en julio en la Comunitat respecto a un año atrás fueron, con una gran diferencia, los de Vivienda (27,1%). A ello le siguieron los de Alimentos y bebidas no alcohólicas (14,5%) y Transporte (12,1%), así como de los de Hoteles (8,3%) y Menaje (7,4%).

También hay que destacar que subieron, en menor medida, los precios de Bebidas alcohólicas y tabaco (4,7%), Vestido y calzado y Otros (4,6%), Ocio y cultura (3,3%), Medicina (1,6%) y Enseñanza (1,3%), mientras que los de Comunicaciones (-2,3%) son los únicos que bajaron.

En datos intermensuales respecto a julio, la mayor subida fue también la de los precios de Vivienda (10,7%), seguida de Alimentos y bebidas no alcohólicas (10,5%) y Transporte (9,7%), mientras que la mayor caída de precios la registró Vestido y Calzado (-12,7%).

La inflació es va incrementar al maig fins al 8,6% a la Comunitat Valenciana

L’ Institut Nacional d’Estadística ha publicat  l’IPC corresponent al mes de maig. Aquest document mostra que els preus pujaren un 8,6% a la Comunitat Valenciana i una dècima més a Espanya. Darrere de l’increment dels preus de dues dècimes, trobem l’encariment dels carburants, dels aliments i dels hotels i restaurants.

Per grups, el transport ha sigut el que més ha incrementat els preus a la Comunitat Valenciana al maig, un 3% en taxa mensual, seguit de roba i calcer (2,5%) i aliments i begudes no alcohòliques (1,2%). Amb taxa mensual negativa hi ha begudes alcohòliques i tabac (-0,6%), habitatge (-0,7%) i oci i cultura (-0,9%). En taxa anual, l’increment més gran dels preus comparant maig del 2022 amb maig del 2021 a la Comunitat Valenciana correspon a habitatge (17,5%), transport (15,5%) i aliments i begudes no alcohòliques (11,6%).

Pel que fa a Espanya la inflació s’ha situat al maig en el 8,7%, quatre dècimes per damunt de la d’abril. En aquest repunt ha influït l’encariment dels carburants, la restauració i d’alguns aliments frescos com els cereals, lactis, ous i carn, segons ha confirmat aquest divendres l’INE i informa la televisió valenciana À Punt.

Los precios se moderan durante abril

La inflación en España se moderó en el mes de abril hasta el 8,4 % interanual, 1,4 puntos por debajo de la tasa registrada en marzo (9,8 %), debido principalmente a los descensos de los precios de la electricidad y los carburantes, según el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Por el contrario, siguió presionando al alza el encarecimiento de los alimentos y bebidas no alcohólicas, mayor este mes que en abril de 2021.

La inflación subyacente, que no incluye ni alimentos frescos ni energía, registró un aumento de un punto en abril, hasta colocarse en el 4,4 %, la más alta desde diciembre de 1995.

Fuentes del Ministerio Asuntos Económicos explican que «se trata de un rebaja significativa que rompe la tendencia alcista de los últimos meses«, e insisten en que «se pueden apreciar los primeros efectos de las medidas adoptadas por el Gobierno» para paliar los efectos económicos de la guerra en Ucrania y reducir el coste de la energía para las familias.

«Esperamos que la inflación siga reduciéndose en los próximos meses, una vez que se ponga en marcha la medida para limitar los precios del gas, que permitirá reducir sensiblemente el precio de la electricidad«, añaden las fuentes.

Se refiere el Ministerio al acuerdo alcanzado esta semana con la Comisión Europea para limitar durante un año el precio del gas en el mercado mayorista de la electricidad en la península Ibérica y abaratar así el coste de la luz, una rebaja que los consumidores notarán a partir de mayo.

En tasa interanual, el IPC no bajaba tanto en un solo mes desde enero de 1987, hace más de 35 años, mientras que en la mensual, los precios registraron en abril una bajada del 0,1 % respecto a marzo, según el indicador adelantado del IPC, su primer índice mensual negativo en un mes de abril en 30 años, desde 1992.

Respecto al índice de precios de consumo armonizado (IPCA), que mide la evolución de los precios con el mismo método en toda la zona euro, se situó en el 8,3 % en tasa interanual y en el -0,2 % en la mensual.

La revalorización de las pensiones con el IPC amenaza con golpear a las arcas públicas

La inflación continúa su ascenso descontrolado que dura ya 15 meses consecutivos de tasas positivas. El Índice de Precios de Consumo (IPC) se ha disparado en marzo hasta alcanzar el 9,8%, 2,2 puntos por encima de la tasa registrada en febrero (7,6%) según el Instituto Nacional de Estadística (INE). Esta desviación histórica la ha situado como la mayor cifra desde mayo de 1985, una década en la que la espiral inflacionista era estructural en España.

A la escalada de precios en marzo ha contribuido –en gran medida– el elevado coste de la electricidad, que cierra marzo con una media de 283,30 euros el megavatio hora (MWh). Una cifra que convierte al mes que hoy expira en el más caro de la historia en nuestro país. Y para constatar este nuevo ‘hito’, un dato: el 31 de marzo de 2021 pagábamos la electricidad a 55,16 euros/MWh, un precio un 334% más barato del previsto para hoy.

En este contexto, la desbocada inflación que parece no tener techo se verá reflejada en la revalorización de las pensiones. La vicepresidenta de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, a pesar de asumir que la inflación seguirá subiendo, ha querido lanzaba esta semana en los pasillos del Congreso un mensaje de “tranquilidad” a la ciudadanía y particularmente a los pensionistas. La titular de economía se negaba a anticipar un hipotético cambio en la legislación actual sobre el cumplimiento de la revalorización de las pensiones acorde con el IPC.

Por su parte, el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, ya defendió hace unos días que esta revalorización se hará conforme a la evolución del IPC porque es una cuestión que “no es discutible”. Una posición que –sin embargo– se empeña en desaconsejar el Banco de España en este año de inflación y ha empeorado sus previsiones para señalar que la estabilidad de los precios en el 2% tardará dos años en lograrse.

Esta preocupación también se ha instalado en Bruselas, más aún si consideramos que la revalorización de las pensiones con el IPC que aprobó el Gobierno en diciembre no incluye un mecanismo que garantice de forma efectiva la sostenibilidad del sistema. Mientras, España ha superado su gasto histórico en pensiones durante el mes de febrero al llegar a los 10.781 millones de euros. El coste total de estas prestaciones en 2022 superará los 170.000 millones de euros, aunque debemos de sumar la revalorización media del IPC que se estima que se sitúe en el 6,8%.Así las cosas, el ingente desembolso adicional en la factura de las pensiones podría inflarse hasta con 10.000 millones adicionales.

El IPC se dispara hasta el 9.8%, la mayor subida de precios en 37 años

El IPC se ha disparado este mes de marzo hasta alcanzar el 9,8%, 2,2 puntos por encima de la tasa registrada en febrero (7,6 %) y la mayor cifra desde 1985, según el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Los datos adelantados este miércoles correspondientes al índice de precios de consumo (IPC) reflejan que este significativo aumento se debe a las subidas generalizadas en la mayoría de sus componentes, sobre todo de la electricidad, los carburantes combustibles, y los alimentos y bebidas no alcohólicas.

La inflación subyacente, que no incluye ni alimentos frescos ni energía, registró un repunte de cuatro décimas en marzo, hasta colocarse en el 3,4 %, la más alta desde septiembre de 2008.

En contraste con esta subida de precios, los salarios solo suben un 1,5%, por lo que los trabajadores siguen perdiendo poder adquisitivo.

Es el primer dato desde el comienzo de la guerra de Ucrania, después de un año de subidas generalizadas. Desde el Ministerio Asuntos Económicos aseguran que «un 73 % de este alza se debe al impacto de la invasión de Ucrania sobre los precios de la energía y los alimentos no elaborados» y por ello urgen la puesta en marcha del Plan Nacional de respuesta adoptado ayer.

El Ministerio confía en que este plan «permitirá revertir esta tendencia alcista, frenar el aumento de costes a empresas y familias e iniciar a corto plazo la reducción de la inflación hasta niveles más moderados», añaden las mismas fuentes y según informa Cope.es.

Los precios de consumo suman 13 meses al alza, desde marzo de 2021, una senda solo interrumpida en enero, cuando la inflación se moderó 4 décimas (al 6,1 % interanual).

Respecto al mes anterior, los precios registran en marzo una subida del 3 %, la mayor en más de 44 años, desde agosto de 1977.

El índice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA, que permite hacer comparaciones con otros países europeos) se situó también en 9,8 % interanual, igual que la tasa general, pero subió un 3,9 % mensual, 9 décimas más que la tasa general.

Los precios de los combustibles han influido en buena medida en el repunte del IPC en marzo, a la espera de que el INE publique la información detallada de este indicador el próximo 13 de abril.

El precio medio del gasóleo tipo A en las gasolineras españolas se situaba el martes en 1,849 euros por litro, un 23,59 % por encima del registrado en la última semana de febrero, y el de la gasolina de 95 octanos era de 1,823 euros por litro, un 13,37 % más, según datos registrados en el Geoportal del Ministerio de Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

El encarecimiento de las gasolinas ha estado marcado por la cotización al alza del precio del petróleo Brent, que aumentó un 6,52 % en marzo, hasta casi 112 dólares por barril este miércoles, si bien en el mes el precio máximo llegó a 127,98 dólares el día 8 y el mínimo, a 98,02 dólares una semana después.

El IPC se dispara en la Comunitat Valenciana

El Índice de Precios al Consumo (IPC) ha subido en la Comunidad Valenciana un 5,6% respecto a los datos del mismo mes del año anterior. En relación con octubre de 2020, allá donde se observa el aumento más notable es en la sección de vivienda, que ha incrementado un 23,9% a raíz del aumento de precios de la electricidad, y también, aunque de manera no tan destacada, del gas y del gasóleo. A la vivienda le ha seguido el sector de transporte, con un aumento de 12,5%, a consecuencia de la subida de los carburantes y lubricantes. Además, según informa el Instituto Nacional de Estadística (INE), el IPC ha subido dos décimas más que los datos nacionales (5,4%) y un 1,9% en relación al mes de septiembre.

Entre otros sectores, los precios de hoteles, café y restaurantes también se han incrementado aunque no en tan gran medida. Se trata de una subida del 1,7%. El mismo aumento experimentan los precios de los alimentos y las bebidas no alcohólicas; los de menaje un 1,6%; los de las bebidas alcohólicas y tabaco un 1,5%; los del vestido y calzado y enseñanza (1,1), y los del ocio y cultura (1,8%); y los de la medicina un 1%.

Por lo que hace a la comparación con septiembre, los precios en la Comunitat Valenciana subieron impulsados principalmente por el vestido y calzado (11,7%), que responde al comportamiento de los precios relativos a la nueva temporada de invierno; la vivienda (4,5%), por el incremento de la electricidad y, en menor medida, del gasóleo para calefacción y el gas; y el transporte (1,9%), fundamentalmente, por la subida de los carburantes y lubricantes para el transporte personal.

En perspectiva nacional, el IPC subió un 1,8% en relación al mes anterior, lo que hizo aumentar su tasa interanual hasta el 5,4%, casi 1,5 puntos por encima de la tasa de septiembre y lo que supone su nivel más alto en 29 años, debido, nuevamente, al encarecimiento de la electricidad y de las gasolinas.