Últimas Noticias

imagen a3 danza

La Diputación de Alicante y el Ayuntamiento de Beniarrés  han culminado el proceso de adecuación del conjunto arqueológico de la...

El Ple de Castalla ha donat llum verda a l’expedient de contractació de les obres de construcció del nou pavelló...

Las piscinas municipales de Alcoy abrirán sus puertas a los usuarios el próximo 18 de junio en una nueva temporada...

El área de Deportes del Ayuntamiento de Alcoy ha programado una serie de cursos de natación para las próximos meses...

imagen de agenda cultural
banner home cope en directo
banner movil cope en directo

Síguenos en RRSS

imagen facebook cope alcoy
imagen twitter cope alcoy
Imagen instagram cope alcoy
imagen Youtube cope alcoy

Fiesta y Cultura

La Asamblea General de la Asociación de San Jorge analizó ayer tarde la situación sanitaria actual y se mostró partidaria...

El Ayuntamiento de Alcoy, a través del área de Cultura, ha anunciado la puesta en marcha del I Festival Nacional...

La Escuela A3 Danza de Alcoy ha participado en la Final del Certamen Nacional de Danza que organizó NaceDanza el...

Educación

La Universitat Politècnica de València se encuentra entre las 10 mejores universidades de España y es la mejor de la...

La Escola d’Art i Superior de Disseny d’Alcoi ha estado llevando a cabo una interesante exposición en el Centro Comercial...

La Universidad Miguel Hernández (UMH) de Elche se posiciona como líder de la Comunidad Valenciana en la creación de spin offs o...

El Cardenal Cañizares anuncia que la Diócesis de Valencia venderá propiedades para ayudar a los pobres

Ante la situación de crisis por la pandemia el Arzobispo de Valencia, cardenal Antonio Cañizares ha anunciado que la Diócesis de Valencia se desprenderá de bienes patrimoniales para aliviar las necesidades de los más pobres y vulnerables. En su Mensaje de Navidad ha afirmado que “mi felicitación, y la de todos, debería ser darnos amor, señal de que Dios está con nosotros, ser prueba entre nosotros de que Dios no abandona al hombre, no lo deja en la estacada. Prueba y señal de este amor, os voy a anunciar que la Iglesia diocesana se va a despojar de bienes patrimoniales preciados para dárselos a los pobres y vulnerables, y aliviarlos”.

El Cardenal Cañizares ha añadido que “pido que religiosos y religiosas hagan lo mismo, se despojen también de bienes patrimoniales importantes para darlo a los pobres. Dios ha dado todo, ¿por qué no nosotros?. Esa es la felicidad, esa es también la verdadera felicitación”.

La mejor felicitación es ayudar a ls pobres

El cardenal Antonio Cañizares ha asegurado que “la felicitación mejor y más auténticamente navideña, que podemos ofrecer a los demás y más en las actuales circunstancias de la pandemia, es llevar a todos en obras, gestos y palabras, que Dios está con nosotros, especialmente con los que sufren y están heridos de múltiples maneras. El testimonio vivo es que Dios ha querido nacer pobre entre los más pobres, sus preferidos”.

El Arzobispo de Valencia también ha aludido a la reciente aprobación en España de la eutanasia,la ley reguladora de un derecho inexistente”, y ha asegurado que “más allá de la tristeza y la desolación, más allá incluso de las grandes y graves preocupaciones y sufrimientos por las consecuencias de esta aprobación y de la pandemia, hemos conocido el amor en que Dios ha enviado a su hijo al mundo para que el mundo reconozca ese amor, de unos a otros. Ahí está Dios, todo Amor, esa es la Navidad”.

Dios se ha unido sin fisuras a todos sin exclusión alguna, está por y con los débiles, vulnerables. Ya no es posible un Dios aislado o un hombre aislado y encerrado en sus egoísmos y seguridades propias: nos ha salvado en Jesús, sin Dios revelado en la Navidad, ¿dónde vamos?. Que se enteren todos: el amor de Dios es más poderoso y fuerte que nuestras debilidades, mezquindades y nuestros malos gestos y acciones, su amor vence a los que se creen poderosos y sabios con los criterios del mundo, sólo cabe la humildad, la alegría, la fe, la acogida, el amor, la esperanza, la libertad”, ha enfatizado.

Necesitamos esta sabiduría de Dios, que es saborearle a Él, en la noche de Belén. Necesitamos que esta sabiduría penetre en todo y en todos, para que abramos caminos de encuentro con Dios, entre los hombres y el Evangelio, caminos de paz y de justicia, de fraternidad y alegría, de vida, y recorramos así, juntos, con todos y entre todos, sendas de esperanza, que nos acerquen a una humanidad nueva hecha de hombres y mujeres nuevos al servicio de los vulnerables, y de los débiles, una nueva civilización del amor, una nueva cultura de la vida”.

Por último, el Cardenal Antonio Cañizares ha expresado sus mejores deseos en su Mensaje de Navidad:Hermanos, amigos, os deseo todo lo mejor, que sea realmente una Navidad, aún en medio del dolor y del sufrimiento que compartimos, una Navidad de Esperanza”.

Un niño que es Dios con nosotros es la señal, la criatura más frágil y vulnerable, que gime y llora al nacer, necesitado de todo, necesitado de todos, del amor, del cariño y de la protección de una madre y del padre, ahí está el amor grande, inmenso y poderoso, que se despoja de su rango, se rebaja hasta el punto inconcebible de hacerse pequeño y pasar por uno de tantos”. ¿Cómo no vamos a tener esperanza ante un Dios que nace, que se hace débil?. Que realmente sea una Navidad muy hermosa”, ha señalado.

El Arzobispo de Valencia se ha dirigido a la diócesis también en valenciano, deseando “Feliz Navidad, Paz y Bien. Buenas noches a las familias, a los pequeños, a los jóvenes, a los ancianos, a los enfermos. Buen Año Nuevo, lleno de esperanza y concordia, de Fe y de amor“.

Así será la desescalada en las misas en la Diócesis de Valencia

El próximo lunes comienza la desescalada en las parroquias valencianas para la celebración del culto público en tiempo de pandemia, según ha anunciado el arzobispado de Valencia tras las propuestas por la Comisión Ejecutiva de la Conferencia Episcopal Española.

A este respecto, el propio cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, ha pedido “encarecidamente” a todos los sacerdotes, en particular los párrocos, que velen “por el mandamiento principal de la caridad, que conlleva necesariamente proteger la vida humana y su salud”.

De igual modo, les pide que preparen durante la semana que hoy comienza los templos para que puedan llevarse a cabo las disposiciones en las siguientes fases:

Fase 1.- (Desde el lunes 11 de mayo): Se permite la asistencia grupal, pero no masiva, a los templos sin superar el tercio del aforo, con Eucaristías dominicales y diarias.

Fase 2.- (Probablemente empezaría el lunes 25 de mayo): Restablecimiento de los servicios ordinarios de la acción pastoral con los criterios organizativos y sanitarios –mitad del aforo, higiene, distancia de seguridad–.

Fase 3.- Vida pastoral ordinaria que tenga en cuenta las medidas necesarias hasta que haya una solución médica a la enfermedad.

Se prorroga la dispensa del precepto dominical

Como a partir del lunes 11 de mayo, será necesaria una evaluación continuada que permita valorar la puesta en práctica y modificación de la desescalada en las situaciones que sea necesario, “teniendo en cuenta lo que la autoridad sanitaria disponga en cada momento”, el Arzobispo prorroga la dispensa del precepto dominical, invitando a la lectura de la Palabra de Dios y a la oración en las casas, pudiendo beneficiarse de la retransmisión a través de los medios de comunicación para quien no pueda acudir al templo.

También, ruega encarecidamente que las personas mayores, enfermas o en situación de riesgo “valoren la conveniencia de seguir las celebraciones por los medios audiovisuales, no saliendo, por tanto, de sus domicilios”. Estas personas pueden solicitar al párroco que se les lleve la comunión a sus hogares, por medio del párroco o de ministros extraordinarios.

Por otra parte, se establece el aforo máximo de los templos (1/3 en la primera fase y 50% del aforo en la segunda) y la obligación de respetar la distancia de seguridad.

Uso de mascarillas y guantes en los templos

Además, se recomienda que en el templo los fieles” hagan uso de mascarilla con carácter general y, si es posible, también de guantes“. Las pilas de agua bendita continuarán vacías.

Las puertas de las iglesias se mantendrán abiertas a la entrada y salida de las celebraciones para no tener que tocar manillas o pomos. Si una cancela engloba dos puertas, sería útil indicar que una es para entrar y otra para salir.

De igual modo, el Arzobispado advierte que “es conveniente señalizar en el interior del templo la manera de desplazarse de los fieles”. A ser posible, los pasillos “deberían tener un solo sentido de desplazamiento”. También ayudaría el marcar la distancia de seguridad en el pavimento para organizar la fila de la Comunión.

Es necesario la desinfección frecuente (en la medida de lo posible) del templo, bancos, objetos litúrgicos, etc.) y que cada feligrés lleve su propio gel hidroalcohólico para que se desinfecte las manos a la entrada y salida del templo.

No se deben permitir visitas turísticas a los templos y museos en las fases 1 y 2 de la desescalada.

La Eucaristía, sólo en la nave central

Según las disposiciones del Arzobispado de Valencia, allí donde sea necesario y posible, se puede aumentar el número de celebraciones eucarísticas, a fin de que todos los fieles puedan celebrar la Eucaristía manteniendo el aforo permitido. Es muy conveniente usar la nave principal para la celebración de todas las Misas ya que permite mejor guardar la distancia física adecuada entre personas, dejando la capilla de la Comunión sólo para la oración personal.

Además, es muy recomendable para evitar el contacto entre los niños y las personas mayores que puede dar ocasión a un mayor riesgo de transmisión del virus, según indican las autoridades sanitarias, que en los domingos y días de precepto hubiese una misa sólo para los niños con sus padres.

De igual forma, se anima a organizar, con personas responsables voluntarias, la apertura y cierre de las puertas de entrada al templo, la distribución los fieles en los bancos (únicamente las personas que convivan en el mismo domicilio pueden sentarse juntas), el momento de la Comunión y la salida de la iglesia al finalizar, respetando la distancia de seguridad, evitando agrupaciones de personas en la puerta.

Hay que evitar evitar, si no es posible mantener la distancia de seguridad, los coros de canto en la parroquia: se recomienda mantener un solo cantor o algunas voces individuales y algún instrumento. “No habrá hoja de cantos ni se distribuirán pliegos con las lecturas o cualquier otro objeto o papel”.

La colecta, al final de la misa

El cestillo de la colecta no se pasará durante el ofertorio, sino que el servicio de orden lo ofrecerá a la salida de la misa. (Si no es posible, se colocará en un sitio visible y se informará de ello). Sería muy conveniente, en este sentido, fomentar el donativo domiciliado a través del portal dono a mi Iglesia: www.donoamiiglesia.es

Ademas, no se debe hacer procesión de ofrendas.

Las disposiciones aprobadas por el Arzobispo establecen que el sacerdote celebrante desinfectará sus manos antes de empezar la misa, antes de distribuir la comunión, y después de distribuir la comunión. Los demás ministros de la comunión (si el sacerdote es mayor conviene que la distribuya un ministro extraordinario de la comunión) antes y después de distribuir la comunión. Sacerdotes y ministros cuando distribuyan la comunión usarán mascarilla o pantalla protectora facial.

Por otra parte, el saludo de la paz, se sustituye por un gesto evitando el contacto directo.

La comunión, en la mano

En el diálogo individual de la comunión (el sacerdote dice: “El Cuerpo de Cristo”. El feligrés responde: “Amén”), se pronunciará de forma colectiva después de la respuesta “Señor no soy digno…”, distribuyéndose la Eucaristía en silencio tanto por parte del sacerdote o ministro como por parte del feligrés que la recibe.

La comunión se recibirá en la mano. Durante la pandemia, según las disposiciones del Arzobispado, se evitará el uso de reclinatorios (dado que no permiten la desinfección tras el uso de un feligrés si a continuación se arrodilla otro sin solución de continuidad).

Nuevos Arciprestes para las comarcas del Comtat y de l’Alcoià

El Cardenal Arzobispo de Valencia, Don Antonio Cañizares, ha nombrado un total de 34 nuevos Arciprestes para la Diócesis valentina. De esta forma en nuestras comarcas del Comtat y de l’Alcoià Don José Juan Crespo seguirá al frente del Arciprestazgo Virgen de los Lirios, al que pertenece la ciudad de Alcoy, mientras que Don Ramón Micó Colomer asumirá el Arciprestazgo de la Mare de Déu d’Agres, en el que se engloban municipios como Banyeres de Mariola;  y Don Eduardo Rengel Albert el de la Mare de Déu del Miracle; arciprestazgo este último que cuenta con poblaciones como Muro o Cocentaina.

En el caso de Don Ramón Micó Colomer hay que destacar que actualmente es el párroco de la iglesia de Santa María de Banyeres de Mariola, tras haber estado diez años como titular del Salvador de Cocentaina, y el propio Arcipreste señalaba en COPE ALCOY en este miércoles las funciones que implica la responsabilidad que asume a partir de ahora “nosotros servimos de puente entre las iglesias de cada población y el Vicario Episcopal o el Arzobispado para poder trasladar todas las necesidades que tienen las comunidades parroquiales“, afirma. Por su parte Don Eduardo Rengel, que desde 2014 es el párroco de la iglesia de Santa María de Cocentaina y Director Espiritual de la Pía Unión Virgen del Milagro, detallaba que este Arciprestazgo engloba a un buen número de poblacióntanto Cocentaina como Muro son las localidades más grandes de este Arciprestazgo pero también se atienden parroquias de otros puntos de la comarca como por ejemplo Planes y los municipios del alrededor. El Arcipreste se encarga un poco de coordinar con los párrocos las diferentes reuniones, trasladarles la información que llega desde Valencia y animar a los sacerdotes de la comarca en su actividad pastoral“, apunta.

Indicar que la entrega de nombramientos tuvo lugar el lunes en un acto celebrado en el Seminario Mayor de Moncada, que dio comienzo con la celebración de una eucaristía presidida por el cardenal Cañizares, y en la que los Arciprestes realizaron su profesión de fe y juramento de fidelidad. A continuación, tuvo lugar una reunión conjunta del Consejo Episcopal de la Diócesis y el Colegio de Arciprestes, en el que recibieron sus nuevos nombramientos, por un periodo de tres años. Igualmente, tras la reunión, los sacerdotes que terminan su periodo al frente de los Arciprestazgos recibieron el agradecimiento por la labor prestada, y todos los participantes compartieron una comida de hermandad.