Últimas Noticias

El gobierno local de Muro sufrirá un pequeño cambio después de que en el pleno de esta semana la edil...

El equipo de Cope Alcoy pone a disposición de los ciudadanos el teléfono del oyente. A partir de ahora, a...

Hoy viernes nos hemos centrado en el transporte de nuestras comarcas, sector que también acusa la falta de relevo generacional....

Hoy viernes hemos destacado el calor dejó también importantes registros ayer en nuestras comarcas con temperaturas que superaron los 37...

Detenidos por perpetrar varios robos en Onil y Castalla

La Guardia Civil de Alicante ha procedido a la detención de 7 personas, 6 hombres y una mujer de entre 20 y 45 años de edad, así como de nacionalidad española. Ha sido en el marco de la operación Ropol iniciada tras la detección de varios casos de robos en interior de viviendas en la localidad de Novelda. 

Durante la primera fase de la investigación, los mismos agentes de la Guardia Civil se percataron de que en Onil y Castalla los autores de los robos habían tratado de acceder a las viviendas mediante la inutilización de las cerraduras de las puertas principales. Para ello, según la información facilitada, realizaban la inyección de un compuesto químico altamente tóxico y corrosivo como es el ácido sulfúrico. Posteriormente se produjo un asalto a un recinto de culto religioso, donde se sustrajo material como un crucifijo, y el 15 de abril los agentes acuden a la escena de un nuevo robo encontrando precisamente uno de los crucifijos hurtados. Los ladrones, tal y como reitera la Guardia Civil, habían empleado para romper la ventana en este asalto. Con este crucifijo pueden identificar a uno de los miembros del grupo, un joven de 20 años que vive en Castalla. Y cuando hacen el cacheo en su vivienda encuentran numerosos efectos de los robos, así una botella de ácido sulfúrico, y cableado de cobre del alumbrado público.

La Guardia Civil cuenta que en una segunda fase de la investigación se identifica al menos a 6 personas que han participado en los robos, todos españoles y de entre 20 y 45 años y que cuentan con numerosos antecedentes por hechos similares. Declararon ante el juez de Ibi, quien les dejó en libertad con medidas cautelares hasta la celebración del juicio. Se les acusa de pertenencia a grupo criminal, robo con fuerza, hurto y recaudación.

Desde la Guardia Civil explican que aunque se les achaca 10 robos, mantienen la investigación abierta porque no descartan que hayan participado en más.