Últimas Noticias

Como manda la tradición, las Fiestas de Moros y Cristianos de Muro culminaron con el retorno procesional de la Virgen...

El equipo de Cope Alcoy pone a disposición de los ciudadanos el teléfono del oyente. A partir de ahora, a...

Los beneficios que aporta la escuela rural a las familias de las localidades pequeñas de nuestras comarcas es una de...

El proyecto de urbanización de la Colonia de Aviación de Alcoy ha dado un paso importante en su proceso, ya...

Descargar Els Capitans

El temor a los carbohidratos: ¿hay que dejar de consumirlos para perder peso?

La reducción de los carbohidratos -o incluso su eliminación- de la dieta cuando se quiere perder peso es una creencia extendida entre la población. Sin embargo, esta -lejos de ayudar a conseguir nuestros objetivos- puede perjudicar nuestra salud.

«Cuando se almacenan en el cuerpo van asociados a moléculas de agua. Si los quitas, pierdes esa agua. Bajas de peso rápido, pero el objetivo no es perder agua, sino grasa», ha explicado Javi Picó, nutricionista, en declaraciones a Cope Alcoy. Y es que, al contrario de lo que se piensa, los carbohidratos son fundamentales para el cuerpo. «Son sinónimo de combustible en el cuerpo. No podemos quitarlos. Si eliminamos los carbohidratos vas a tener un déficit de energía, vas a sentirte cansado», añade el nutricionista.

«La gente piensa que tiene una buena alimentación, pero realmente muchos de ellos no saben el significado de esto», ha asegurado Picó. Y es que según publica el Colegio Oficial de Dietistas-Nutricionistas de la Comunitat Valenciana (CODiNuCoVa), tras una encuesta realizada a la ciudadaníael 75% de las personas consultadas considera que lleva una alimentación saludable. Sin embargo, caen en una serie de contradicciones. Uno de ellos, el temor a los carbohidratos.

Una mala alimentación también puede contribuir al desarrollo de enfermedades. «La gran mayoría de personas llevan una alimentación alta en proteínas, altas en grasas y alta en azúcares. Como consecuencia de esto, es una dieta pobre en vegetales. Eso desencadena un déficit de vitaminas y minerales que da paso a patologías como obesidad, diabetes o hipertensión«.

Pero, ¿a qué se debe este desconocimiento? En gran medida, explica Picó, a una falta de educación alimentaria desde pequeños. Y a esto se suman otros factores, como los anuncios publicitarios de comida rápida. Pero también está influyendo el precio de los alimentos. Recurrimos a lo más barato, que no siempre es lo mejor para nuestra alimentación. «Por ejemplo, si hay fruta y galletas al mismo precio, la gente opta por las galletas», añade el nutricionista.