Alcoy rebajará los controles de legionela

Alcoy rebajará los controles de los protocolos de la legionela lo cual permitirá que en breve se rebaje el nivel de cloración del agua potable y también que se reabran paulatinamente las fuentes ornamentales de la ciudad. Si que se mantendrán como hasta ahora los controles de las torres de refrigeración de las industrias y también los que se siguen a la hora de realizar tareas de asfaltado aunque en estos últimos casos, se intentará conseguir también una rebaja de las exigencias a seguir. También se intentará negociar que se suavicen las medidas en el mantenimiento de calles y del alcantarillado una vez se apruebe el nuevo contrato de la limpieza viaria.

El alcalde, Antonio Francés, destaca que Alcoy es una ciudad segura en cuanto a casos de legionela y afirma que ahora la incidencia de la enfermedad está por debajo de la media de España y la Comunidad Valenciana “hemos dado un primer paso y tras muchos años a partir de ahora Alcoy tendrá la misma legislación que el resto del país a la hora de actuar sobre la legionela sin necesidad de medidas especiales”, detalla.

Por su parte el concejal de Medio Ambiente, Jordi Martínez, ha explicado que pronto  la cloración del agua, que ahora está en niveles de 1´2 ppm, se situará entre el 0´8 y 1 ppm mientras que progresivamente se irán abriendo las fuentes ornamentales una vez se realicen los oportunos trabajos de mantenimiento. De esta forma está previsto que las primeras que empiecen a funcionar con normalidad serán las de la Glorieta y el Parque de los Sindicatos cercano a La Alameda seguido de las del Parterre, la Rosaleda y por último la de la Plaza de España. Esta última, según Martínez, tardará un poco debido a que precisa de unos trabajos más completos de mantenimiento. De igual forma se trabajará en eliminar los recovecos de la red de agua potable, donde en el agua estancada puede aparecer la bacteria, y de los que hay un centenar aproximadamente en la ciudad “se ha ido trabajando en suprimirlos ya que en un primer momento teníamos unos 300 en todo Alcoy“, asegura Martínez. Esta actuación tendrá un coste de más de 300.000 euros y el Ayuntamiento quiere hacer frente al mismo por medio del canon que paga la empresa por la contratación de la gestión del agua potable.

Recordar que las fuentes ornamentales de Alcoy empezaron a estar clausuradas a partir del año 1999, momento en el que proliferaron los brotes de legionela en la ciudad, y han permanecido cerradas hasta hoy a excepción de aperturas puntuales en 2001 y 2008.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *