Una sentencia obliga al Ayuntamiento de Cocentaina a dotar de protección a sus trabajadores

Una sentencia del juzgado de lo social número 1 de Alicante exige al Ayuntamiento de Cocentaina que dote a los trabajadores municipales, especialmente de aquellos que están cara al público, de los medios necesarios para prevenir el Coronavirus. La citada sentencia llega después de la demanda presentada por la Federación de Sindicados de Empleados Públicos (FESEP) y en la que se exigía, desde el pasado mes de marzo tras la declaración del Estado de Alarma, que la Policía Local contara con equipos de protección individual para cada agente. En el documento también se pedía un refuerzo de las medidas de higiene y prevención así como un contacto estrecho con las autoridades sanitarias del Departamento de Salud de Alcoy.

Hay que recordar que el Consistorio contestano autorizó a realizar pruebas PCR a la Policía Local y a los trabajadores de Servicios Sociales pero las mismas no se hicieron hasta principios de junio para estos últimos. A todo ello hay que sumar que a finales de julio se produjo el contagio de un agente por Covid-19 que obligó a cerrar el retén policial durante unos días y a derivar en la Guardia Civil la atención de las cuestiones de seguridad de la poblaciónel agente, que había estado trabajando los días 27 y 28 de julio, comunicó el día 31 al concejal correspondiente que había contraído el Coronavirus pero el edil le ordenó que no lo comunicara a los compañeros. Hasta el día siguiente no se cerraron las dependencias municipales y se confinó a la plantilla, con el consiguiente riesgo para el resto de agentes que trabajaron en esas dependencias, al menos, desde el 27 de julio y hasta su cierre“, reza el texto de la sentencia.

El documento insiste también en que la gestión que hizo de la situación el Ayuntamiento supone un grave peligro para la salud pública de los empleados municipales. Por último insiste en que se adopten todas las medidas para dotar a la plantilla de los medios de prevención necesarios sin imponer sanción económica alguna para el propio Consistorio “está probada la puesta en peligro grave de la salud, integridad física del personal empleado por el demandado [el Ayuntamiento], en contacto directo con ciudadanos y la lesión del derecho a la protección a la salud e integridad física de los mismos“, se destaca.

La sentencia puede ser recurrida y desde FESEP se ha asegurado que esta sería la primera condena a un Ayuntamiento de la provincia de Alicante por poner en peligro la salud de los trabajadores municipales en plena pandemia sanitaria por el Covid-19.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *