La imagen de Sant Hipòlit recupera el esplendor de antaño

La imagen procesional del patrón de Cocentaina, San Hipólito Mártir, luce un nuevo aspecto tras el  proceso de restauración a la que ha sido sometida durante los últimos meses. El resultado de esta importante intervención ya se puede comprobar en la parroquia de Santa María de la Villa Condal, lugar en el que se venera la citada imagen durante todo el año, puesto que el patrón ya está ubicado en el altar mayor para presidir los actos religiosos que en su honor se celebran durante las Fiestas de Moros y Cristianos.

El proyecto para poner en valor esta escultura lo ha llevado a cabo la restauradora contestana Inma Ribelles Albors mediante una minuciosa actuación que se ha desarrollado en las dependencias internas de la misma iglesia de Santa María para evitar trasladar la imagen al exterior. La mencionada restauración se ha centrado, en su mayoría, en eliminar la capa de suciedad que cubría a San Hipólito Mártir debido al paso del tiempo al mismo tiempo que se han retocado elementos que estaban dañados por la manipulación humana. A ello se le ha añadido la reposición de partes desaparecidas y la correcta fijación de los ángeles que están situados al lado del santo formando el conjunto escultórico que sale a la calle cada mes de agosto durante la Procesión General del segundo día de la trilogía festera contestana “el trabajo realizado ha permitido que, una vez retirada la capa de suciedad que enmascaraba los estratos originales, se puedan apreciar con todo detalle los colores de la imagen y que incluso se resalten los volúmenes o los detalles mínimos que por ejemplo aparecen en la vestimenta del patrón“; afirma Inma Ribelles. También Quino Palací, Vicepresidente de Culto de la Junta de Fiestas, se muestra satisfecho por la restauración realizada ya que esta es la primera que se hace a toda la escultura en su conjunto “hasta el momento se habían hecho actuaciones puntuales en algunas partes pero esta ha afectado a toda la imagen y ha permitido que la misma recupere el esplendor que tuvo en 1.941 cuando fue creada por el escultor José Vila Rafel para sustituir a la anterior que desapareció durante la Guerra Civil”; indica.

Los detalles del proceso de restauración fueron explicados ayer martes por Inma Ribelles en el transcurso de una charla que ofreció la propia restauradora en la iglesia de Santa María al finalizar el Octavario dedicado al patrón de Cocentaina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *