Josep Sanus: “La Democracia superó toda una prueba de fuego en el 23F”

El 23 de febrero de 1981 era alcalde de Alcoy el socialista Josep Sanus tras su elección como primer edil en los primeros comicios municipales de la Democracia celebrados en 1979. Él, junto a los concejales de aquella primera Corporación Municipal e incluso personal del Ayuntamiento, vivieron en primera persona el intento de Golpe de Estado que se trató de perpetrar en el Congreso de los Diputados de Madrid en aquella fría tarde del 23F.

Sanus había presidido varias Comisiones Informativas en aquella tarde y fue advertido de lo que estaba sucediendo de la mano de la entonces concejala Concha Martínez, persona que más tarde se convertiría en su esposa. Rápidamente se trasladó a su despacho municipal y desde allí siguió por la radio las noticias que llegaban desde la capital de España “avisé a los concejales que estaban en las Comisiones en ese momento y me reuní con los portavoces municipales. Estábamos preocupados y como anécdota recuerdo que las tanquetas del ejército salieron a la calle. Por la mañana ya estaban haciendo maniobras por algunos puntos de Alcoy y por la tarde una la tenía yo  enfrente, apuntando  al despacho  de alcaldía, mientras que otra estuvo  situada frente al Palacio  de Justicia. Por cierto  era Juez de Alcoy en aquella época Juan Alberto Belloch, quien años más tarde sería Ministro  de Interior y Justicia así como alcalde de Zaragoza“, recordaba hoy en COPE ALCOY quien fue primer edil de nuestra ciudad entre 1979 y el 2000

Además Josep Sanus detalla que en aquella noche de los transistores estuvieron en el Consistorio hasta que el Rey Juan Carlos I hizo su mensaje por televisión. Fue entonces cuando los concejales reunidos en cónclave comprendieron que el Golpe de Estado había fracasadodijimos un fuerte Viva el Rey y nos marchamos a casa. Me acompañaron hasta mi domicilio el concejal del Partido Comunista Lluís Torró y mi compañero del PSOE Miguel Rubio porque no querían que fuese solo ya que se habían visto movimientos extraños de algunos sectores de la derecha. En Cervantes nos hicieron el alto una patrulla del Ejército y tras una cierta tensión dialéctica nos dejaron pasar sin más problemas“, ha indicado.

Por último Sanus deja claro que la Democracia aguantó fuerte aquel fuerte embiste de los últimos coletazos del Franquismofue toda una prueba de fuego para un sistema que aún tambaleaba pero a partir de ahí se puso punto y final a una dura transición. Arrancó entonces una etapa de plena evolución para nuestro sistema democrático que se tradujo también en una profunda transformación de todos los aspectos de nuestra sociedad“, ha concluido. 

Tras aquella larga noche Alcoy amaneció el 24 de febrero de 1981 con normalidad en las calles, centros educativos y centros de trabajo. Las crónicas del desaparecido Periodico Ciudad dejan claro que habían muchos interrogantes sobre lo que había ocurrido y matizan que en aquella mañana Tejero y el asalto al Congreso fue lo más comentado en bares, empresas o los mercados.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *