Política con dignidad

Artículo de Vanessa Moltó, edil de Hacienda en Alcoy

Vivimos momentos difíciles, momentos de crispación en los que la manipulación y la tergiversación se utilizan sin medir las implicaciones éticas y morales. No creo, sinceramente, que esta sea la mejor receta para combatir los nuevos retos que se nos plantean. La política de los extremos, de las tensiones, del esperpento, del sainete, de la desinformación… no deben ser una opción.

Cuando escucho debates y tertulias políticas me doy cuenta de los intereses cruzados por tratar de deformar la realidad con el objetivo de adaptarla a argumentos que poco tienen que ver con la defensa del que debería ser el objetivo común: la defensa de los intereses y de las necesidades de nuestros vecinos y de nuestra ciudad.

Hace unos días viví una de esas situaciones esperpénticas, que considero más propias del teatro (o de la taberna) que de un foro en el que se ejerce la actividad que nos encomendaron los ciudadanos. Una situación en la que se primó la necesidad de ofrecer una imagen grotesca del adversario político por encima de una actitud de respeto y de suma de esfuerzos y opiniones, a pesar de que estas puedan ser compartidas o no.

El debate de cuestiones que afectan a la gestión del gobierno, por supuesto, debe estar siempre presente, sea cual sea el objeto o la motivación, dado que la gestión que hace el Gobierno sobre cualquier asunto es algo que nos incumbe a todos, sin excepción. Pero igual que creo firmemente en esta actitud y este talante, también considero que debe evitarse la utilización como objeto de un debate plenario de las opiniones vertidas por terceros, por personas particulares ajenas a la política y que expresamente piden permanecer en ese estado.

Creo que no soy quién para juzgar en calidad de representante político, como se me solicitaba hace unos días, si una opinión vertida por un particular es o más o menos acertada. Me reservo mi opinión personal, que podrá ser más o menos favorable, pero no considero que ese sea objeto de mi tarea política.

Pienso que exigir a los políticos que valoremos las opiniones vertidas por ciudadanos en su ámbito privado, es algo más propio de una tertulia doméstica que de un salón de plenos. Y por respeto, ética y dignidad, seguiré tratando de defender la tarea que nos corresponde como políticos y protegiendo la intimidad de quienes no deben verse envueltos en ningún tipo de afrenta política. Exactamente lo mismo que pedí hace unos días.

Las acusaciones de comisión de falsos delitos, las calumnias… no son el mejor camino para llegar al entendimiento de quienes debiéramos primar esta premisa por encima que cualquier otro tipo de interés. La ciudad al completo espera lo mejor de nosotros, lo mejor de quienes gobernamos y de quienes, desde la oposición, aportan su grano de arena. El secreto es aportar, sumar, enriquecer por encima de diferencias o posicionamientos políticos.

La política no es el arma arrojadiza, sino el instrumento que nos permite conectarnos. Así la he entendido yo siempre y así la seguiré ejerciendo mientras tenga oportunidad de practicarla, del mismo modo que combatiré la difamación y la crispación promovida por aquellos que entienden que ese es el mejor caldo de cultivo para sus propios intereses, por encima del interés general.

Chantaje

Artículo de Quique Ruiz, Portavoz del PP en Alcoy

El Ayuntamiento de Alcoy vivió una situación absolutamente excepcional con motivo del último Pleno ordinario. Y no fue precisamente el hecho de que los concejales del Partido Popular abandonásemos la sesión. En 2004 ya se produjo una situación similar, entonces con el PSOE como protagonista de la salida. Lo realmente grave fue comprobar cómo la tercera teniente de alcalde, Vanesa Moltó, cumplía la amenaza que la víspera había lanzado sobre la concejal Amalia Payá, del PP.

Mi compañera fue víctima de un chantaje por parte de la regidora del PSOE. El día antes del Pleno, Vanesa Moltó se presentó en nuestro despacho solicitando que retirásemos del orden del día las preguntas que habíamos presentado en torno al concurso Viure al Centre. Seguro que lo recuerdan. Fue la campaña en la que el Ayuntamiento plantó una caseta de madera en plena Bandeja para publicitar las ventajas de vivir en el Centro de Alcoy. Aquella campaña le costó 40.000 euros al Ayuntamiento.

Con nuestras preguntas queríamos saber si el Gobierno de Alcoy conocía las críticas vertidas en redes sociales por los ganadores del concurso a lo que para ellos representa vivir en el Centro. Y queríamos conocer también qué valoración hacía el Gobierno de la deriva de aquella campaña que desde el primer momento fue el hazmerreír en medios de comunicación de toda España.

En su visita a nuestro despacho, Moltó pidió a nuestra concejal que retirase esas preguntas si no quería un pleno bronco. ¿Y por qué podía ser un pleno bronco? Porque la concejal del PSOE tenía una grabación de la ganadora del premio en la que decía que una chica del PP le llamaba y que se sentía acosada. La teniente de alcalde llegó a mostrar la grabación, completando el chantaje: retirad las preguntas o tendréis un pleno bronco. El pasaje parece extraído de una película de gánsteres de serie B. Pero sucedió en nuestro Ayuntamiento en pleno siglo XXI.

Los concejales del grupo municipal del PP decidimos no aceptar ni amenazas ni chantajes ni extorsiones. Y mantuvimos las preguntas. Mantuvimos nuestra dignidad. Fue entonces cuando la teniente de alcalde cumplió su amenaza en el Pleno: acusar sin fundamento al Partido Popular de intentar persuadir a la ganadora para que criticase al Gobierno. Es decir, según la lógica del PSOE, en la Alcoylandia en la que vive el Gobierno todo es perfecto y si alguien critica algo es porque está movido por la oposición. Nunca por voluntad propia, como si los ciudadanos no tuviesen capacidad para pensar por sí mismos.

A pesar de que Amalia Payá rechazó la acusación de forma tajante en su único turno de intervención, Vanesa Moltó insistió en las falsas imputaciones en su último turno de palabra, cuando la oposición ya no tiene derecho a réplica. Insistió en sus falsedades. Consumó su amenaza, acusando a nuestra concejal sin aportar pruebas ni datos que confirmasen sus aseveraciones. Nos condenó públicamente a base de mentiras quien precisamente nos había chantajeado el día anterior. Y lo hizo cuando ya no podíamos defendernos. La situación era intolerable. La única opción de protesta ante tales acusaciones era abandonar el salón de Plenos. Manifestamos de esta forma nuestra disconformidad con el atropello sufrido por parte del Gobierno.

En estos dos años de legislatura hemos tolerado insultos, descalificaciones personales y abusos de autoridad por parte del alcalde y de su Gobierno. Pese a no compartirlo, podemos entender que estas prácticas formen parte del juego político del PSOE. Lo que no podemos permitir son las amenazas, los chantajes y las acusaciones gratuitas.

Amalia Payá ha hablado en dos ocasiones con la ganadora del premio, siempre dentro del ejercicio de las funciones democráticas como concejal de la oposición. La primera, el pasado año, para interesarse por los retrasos en la entrega del premio del concurso. La segunda, a principios del pasado abril, para conocer los motivos de los comentarios publicados en redes sociales en contra de vivir en el Centro. Por eso llama la atención que a 24 horas del pleno y un mes después del segundo y último contacto con la ganadora del concurso, apareciese en manos de la concejal una grabación con la que pretendía evitar unas preguntas presentadas dos días antes por el PP y de las que solo el PSOE tenía conocimiento. Demasiadas casualidades.

Es posible que al PSOE le moleste que hablemos con la gente. Que nos preocupemos de los problemas de la ciudad y cumplamos con el deber de control y fiscalización que nos han encomendado los ciudadanos. Seguro que le molesta tener que hablar del resultado de una campaña que, vista la situación del Centro, produce vergüenza ajena como revulsivo para revitalizar el barrio. Pero la respuesta del PSOE rebasó todos los límites.

Lejos de normalizar el chantaje, debemos denunciarlo y desterrarlo de la vida política. Y más todavía cuando se sustenta en denuncias gratuitas, sin base alguna. Por eso nos vimos obligados a adoptar una decisión drástica: abandonar el Pleno. Lo hicimos a consecuencia de unos hechos extremadamente graves que no deben repetirse jamás en un Ayuntamiento democrático.

24 + 1 (YO)

Artículo de Marcos Martínez, edil No-Adscrito en Alcoy

Circunstancias personales, que ya he explicado con anterioridad, me llevaron hace unos días a abandonar la disciplina de mi partido y pasar a ser no adscrito. No es plato de gusto para nadie, y menos en las circunstancias que envuelven mi caso, en el que considero tener razón y ser la parte afectada.

Puesto que este proceso coincidió con la celebración de las comisiones informativas y la cercanía del pleno ordinario de mayo, opté por abstenerme en todos aquellos asuntos que vinieran con dictamen de la comisión, con el objeto de interferir lo menos posible de cara a las distintas formaciones políticas.

La Ordenanza de Regulación de Aparcamientos era uno de ellos y este es el primer motivo de mi postura. No obstante, me gustaría compartir mi reflexión respecto a la propuesta, pues creo que dará validez a la abstención por mi parte, además de la razón ya expuesta. Nada más lejos de conspiraciones, apoyos encubiertos o amiguismos que algunas formaciones se han encargado de querer vender a la opinión pública.

En primer lugar, decir que todo esto es consecuencia del deficiente proceso de peatonalización aprobado con el apoyo explícito de unos y por inacción de otros. ¿Qué diferencia hay entre una ordenanza y otra? Fundamentalmente es que el principal daño ya estaba hecho (la ordenanza de peatonalización a cualquier precio) por motivos meramente ideológicos, y ahora tocaba salvar la honrilla ante los vecinos.

Desde mi punto de vista, ante una demanda del sector del comercio y la hostelería, se me presenta un dilema importante: ¿tienen razón los vecinos en sus reivindicaciones? SÍ. ¿Tienen razón comerciantes y hosteleros en las suyas? SÍ. ¿Quién tiene derecho a exigir soluciones? Ambos. No es por tanto tan descabellado abstenerse ante esta situación y no posicionarme en contra de nadie, puesto que todos merecen mis respetos. Eso sí, aportando alternativas y/o soluciones que intenten paliar de alguna manera los problemas del Centro de Alcoy, e intentar acercar posturas para que unos y otros puedan quedar satisfechos. Las circunstancias son las que son, y esa abstención propició que el voto de calidad del Alcalde (que no mi voto favorable), sacara adelante esta Ordenanza. Seguramente alguno respiró hondo al anunciar el sentido de mi voto, aunque esto ya no lo sabremos (o quizá sí).

Entre las propuestas que presenté está la alternativa del parking de la calle Sant Joan, cercana a la zona de comercios y servicios, que ofrece más posibilidades de aparcamientos libres en sus alrededores, así como una mayor movilidad a la hora de buscar aparcamiento. También planteé la posibilidad de abrir la calle La Cordeta en sentido ascendente, para no obligar a todo el que busque o use el aparcamiento de Torremanzanas a tener que pasar por la Calle Casablanca, sobrecargándola.

Por supuesto, propuse una alternativa de otra índole, como es el diálogo, diálogo y más diálogo con los vecinos afectados, con información clara y veraz, y escuchando todo lo que tengan que aportar y opinar. Y también que no se tenga ninguna prisa en poner en marcha esta ordenanza y que se espere a que las condiciones sean las más adecuadas, estudiando y sumando alternativas varias antes de dar el paso definitivo.

Personalmente voy a trabajar para que esto sea así, en primer lugar alegando y hablando con todas las partes, buscando puntos de encuentro, y sobre todo, demandando al Gobierno que ponga de su parte y facilite las cosas. De ello dependerá mi voto cuando vuelva a pasar por pleno. Recuerden, señores del Gobierno, que en la segunda votación sobre la peatonalización, ya perdieron gran parte de los apoyos.

La peatonalización, por suerte o por desgracia, ya está implantada (cada palo que aguante su vela), y toda la oposición pensamos y hemos puesto de manifiesto que no es una buena ordenanza. Ya que hay que “apechugar” con ella, no nos conformemos con criticarla. Trabajemos para mejorarla, y como no dependo de ninguna disciplina de partido me pongo al servicio de los alcoyanos para estudiar de manera objetiva lo que sea mejor para la ciudad.

Rumors…

Article de Màrius Ivorra, Regidor i Portaveu de Compromís per Alcoi

Fa un temps, a les barres de bars a les tertúlies dels que segueixen la política local – més pels contactes i coneixements propis, que per una premsa «vençuda» al clientelisme – corren rumors de canvis.

Ja fa temps, però amb major força començaren a abril, mes d’Alcoiania per excel·lència. Els rumors de la més que probable i ràpida dissecció d’un dels grups municipals al consistori, amb rumors de baralles, de denúncies, de transfuguisme pactat amb membres del govern local a canvi de … – posen vostés l’epítet que més desitgen-. Rumors de la marxa de la tinent d’alcalde a ocupar un lloc de funcionària a una població veïna, per una possible desavinença interna i/o desgast. Rumors de jubilació -la veritat que no era rumor per poc que conegueres, era un fet amb data concreta-. Rumors de capitulació, rumors d’absentisme, rumors de sotracs imminents, rumors de bàndols  i d’incorporacions al govern. Amb tots aquests rumors em vingué al record de l’època de l’institut, una  frase en llatí de Quintilià: Mirum sit illud magis, malos esse tam multos.

Rumors que s’han fet efectius, molts d’ells durant el mes de maig, i no oblidem que encara ens queda mig mes!!! El trànsfuga, ja ha demostrat la seua valia, al facilitar l’aprovació de l’ordenança de trànsit, per a una ‘peatonalització’ de la qual ell feia unes setmanes votava en contra.

S’ha fet efectiva la incorporació de la tinent d’alcalde a la població veïna. Està en el seu dret i m’alegre per ella, si és el seu desig. Però donades les circumstàncies de la ciutat, tant socials com econòmiques; la paralització del PGE, l’antic PGOU, sense visos de resolució després de deu anys de govern socialista; així com els negres núvols que ens envolten, no sembla una decisió encertada compartir les dues tasques simultàniament.

Per incrementar el suspens o la desfeta, l’alcalde fa públic als mitjans de comunicació, una imminent remodelació del govern, què a hores d’ara encara no ha aclarit res. Amb el consegüent increment de rumors, com la creació d’una nova regidoria; del descens a segona divisió d’una de les regidores; de la incorporació de membres de l’oposició a l’equip de govern; o la fuita endavant del capità direcció a València i la ja pactada successió amb el preceptor.

Arran d’açò últim faig referència a una sentència, en aquest cas de Lluís Vives, gran filòsof i humanista valencià del segle XVI, Puero, aut impotenti, ac violento animo publicam functionem non credendum, que podem traduir per «No s’ha de confiar un càrrec públic ni a un xiquet ni a una persona incapaç de dominar-se i d’ànim violent».

Amb un atur desgraciadament en augment; amb uns indicadors de pobresa alarmants; amb una societat desanimada després del que hem patit, rumors i/o certeses com aquestes, ens fan visualitzar el problema de l’època en la qual ens ha tocat viure. Malauradament, la majoria de polítics no volen ser útils per a la seua ciutat, per als seus electors, més bé sols volen ser rellevants. Utilitzen els càrrecs per pujar esglaons i aconseguir més rellevància, quan el seu veritable deure és treballar i planificar el futur d’Alcoi, dels veïns i veïnes que han confiat amb ells. La vida i en el cas de la política, les eleccions -unes eleccions Autonòmiques i Estatals que semblen cada dia més properes, també són rumors- ens donen segones oportunitats, utilitzen-les bé.

Frente a la crispación, serenidad

Artículo de Jordi Martínez, Portavoz del Partido Socialista en Alcoy

En el pasado Pleno Municipal, el Partido Popular de Quique Ruiz teatralizó lo que buscaba convertir en un episodio de crispación sobre un asunto sin excesiva transcendencia. Se notó en exceso que lo tenían preparado, nadie creyó la indignación del portavoz del Partido Popular, que sobreactuó ante unas afirmaciones que esperaba más duras de la concejal de Comercio.

Venía preparado con antelación. Imagino que por whatsapp se dieron la orden de abandonar el Pleno para crear un episodio de crispación y para poder salir en los medios de comunicación contra el gobierno municipal. Cabe destacar que estaba tan estudiado este abandono que se realizó sin la sorpresa de ninguno de los concejales del PP. El portavoz del PP no dejó acabar la explicación de la concejal de Comercio y falsamente indignado a voz en grito abandonó el salón de Plenos.

Para mí es una falta de respeto a los alcoyanos y lo es principalmente por dos motivos. Nadie abandona su puesto de trabajo cuando le viene en gana, y además en este caso nos encontrábamos en una sesión plenaria, en la que todavía quedaban muchos temas importantes para la ciudad. Pero prefirieron irse y pasar de todo lo que allí se estaba hablando sobre el presente y futuro de Alcoy.

El gobierno municipal hemos recibido duras críticas sobre nuestra honestidad, acusaciones de corrupción, han insinuado nuestra culpabilidad incluso de alguna muerte y nunca hemos abandonado el Pleno. Es nuestra obligación hacer frente a la crítica, al debate de la oposición a pesar de lo injusta, cruel o infundada que sea. Nosotros nunca abandonaremos el Salón de Plenos. Todo este teatro viene dado porque el Partido Popular ha visto en la crispación, el frentismo y el marrullerismo político su única arma para intentar crispar a la sociedad para ganar elecciones. Triste.

Ante esta actitud del PP alcoyano, en el gobierno municipal apostamos por la serenidad, por el debate, por la confrontación de ideas y por la defensa de la libertad en todo el sentido de la palabra y no en el del “ayusismo” recién nacido. No ayudaremos a la crispación, debatiremos hasta la extenuación. Desde estas líneas le pedimos al Partido Popular que vuelva a la normalidad, a las instituciones que ellos también se han encargado de crear. Que un puñado de votos ‘hooliganeros’ no empañen la historia del primer partido de la oposición.

Un año para celebrar que somos más que vecinos europeos

Artículo de Alberto Lorente Saiz, Presidente de la Delegación Territorial de la Comunidad Valenciana del Colegio de Geógrafos de España

La crisis provocada por la pandemia de la COVID19 ha demostrado a lo largo de este año que 70 años después, las palabras de Robert Schuman siguen estando de actualidad. Que Europa se creará “gracias a relaciones concretas, que creen en primer lugar una solidaridad de hecho”.

Es cierto que no nos encontramos en un momento histórico como  aquel 9 de mayo de 1950, pero si es cierto que ante una crisis global que ha desafiado a todos los países de la Unión Europea, una respuesta unida y solidaria es la única que de verdad puede contribuir a garantizar el futuro de una Europa organizada y viva, garante de la paz.

Todos recordaremos el año 2020 como el año de la pandemia mundial que paralizó el mundo. Pero también recordaremos el año 2021 como el año en el que la Unión Europea actuó de manera decidida en la recuperación económica a través, entre otras cosas, del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia, un paquete de de fondos que unidos al periodo plurianual de financiación 2021-2027, representan una inyección económica jamás vista en la historia. También, recordaremos el año en el que se vacunó de manera coordinada y eficiente a la mayor parte de su población, en una vacunación masiva sin precedentes. Y por qué no, quizá lo recordemos como el momento en el que se creó la Unión Europea para la Salud. Voluntad que fue expresada por la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von Der Leyden en octubre de 2020.

En este aniversario europeo también ha quedado demostrado a través de muchas acciones, que la Unión Europea es solidaria y que realmente responde a dichas relaciones concretadas basadas en una solidaridad entre vecinos. Como lo ha sido, lanzando el programa RescUE con el que se han movilidado decenas de respiradores hacia República Checa, a partir de la reserva médica creada por Rumanía. O a través de ejemplos como el de Alemania, Polonia y Rumanía que enviaron equipos médicos a diferentes hospitales del sur de Italia. O el caso Austria, Bélgica, Alemania y Luxemburgo que han puesto sus unidades de cuidados intensivos a pacientes franceses, italianos u holandeses. Una solidaridad que  no ha sido solo entre los países miembro, sino que ha ido más allá de las fronteras europeas.

Evidentemente, la Unión Europea cuenta con numerosas cuestiones para reflexionar, debatir y mejorar. Y ello lo evidencia que algunos de sus miembros todavía planteen su continuidad o no dentro de esta gran confederación. Sin embargo, este 9 de mayo de 2021 podemos celebrar que realmente ha quedado patente que existe una Unión entre países vecinos, enlazados por algo más que un marco legal y político. Podemos celebrar que Europa ha superado aquellas fronteras ideológicas que la separaron hace décadas y que tiene una buena base comunitaria y de cooperación con la que enfocar el futuro.

Condena pública… o complicidad

Artículo de Enique Peidró, Ex-afiliado de Ciudadanos Alcoy 

Cuando se trata en las escuelas un tema tan delicado como el del acoso escolar, señalamos que siempre hay tres agentes participantes: víctima, agresor y observadores. En estos últimos, de manera indirecta, recae una gran responsabilidad a la hora de prevenir e intervenir en estos casos, ya que su tendencia natural es no implicarse en modo alguno, evitando así verse salpicados por el conflicto en cuestión. Sin embargo, es muy importante que comprendan que su obligación es actuar, bien denunciando los hechos si los ven o, mejor todavía, interviniendo y apoyando a la víctima para aislar al agresor. No hacerlo, les convierte en cómplices. Algo similar sucede en el entorno laboral, donde por desgracia también ocurren sucesos similares.

La pasada semana el concejal Marcos Martínez, ex miembro del grupo municipal de Ciudadanos, dio a conocer una serie de actuaciones que ha venido sufriendo desde el inicio de esta legislatura por parte de la portavoz de ese grupo político. Hechos tan lamentables como la ocultación de información, trato vejatorio, ninguneo o, el más grave de todos ellos, presunta falsificación de su firma en un documento oficial del ayuntamiento. Llegados a este punto, mi pregunta es… ¿pueden hacer algo los observadores para que estos actos no queden impunes?

En primer lugar, tenemos el papel de los medios de comunicación. Como es lógico, muchos de ellos no tardaron en llamar a la interpelada para conocer su versión de los hechos. Pero, sorprendentemente, no hubo ni una sola palabra acerca de las graves acusaciones que sobre ella se habían vertido. Las declaraciones de Rosa García se centraron en acusar a Marcos Martínez de tránsfuga y a exigirle que devuelva su acta de concejal apelando, paradójicamente, a criterios éticos. Unos principios que, curiosamente, ella ha demostrado no tener. En mi opinión, estos mismos medios de comunicación deberían insistir, volver a llamarla una y otra vez para demandar una explicación acerca de las duras palabras de Marcos Martínez. La opinión pública debe conocer todas las versiones, tenemos derecho a ello, y es misión de la prensa indagar, interrogar, insistir. Ojalá lo hagan, porque el tema es lo suficientemente serio como para dejarlo correr sin más.

También como observador se encuentra Ciudadanos, el partido al cual Rosa García representa en Alcoy. A nivel local tanto la anterior como la actual junta directiva ya se han manifestado claramente mediante un acto tan contundente como su propia dimisión. Con ella han demostrado su posicionamiento y no se han convertido en cómplices de tales abusos. Sin embargo, el resto del partido no ha estado a la altura, especialmente los responsables de la rama de acción institucional, quienes siendo conocedores de los hechos y no actuando para pararlos, no han cumplido con una labor tan importante como es la de mantener el orden y garantizar que se cumple escrupulosamente con la legalidad. Al parecer, su única preocupación era evitar que esto trascendiera a la prensa para evitar un escándalo mediático. ¿Qué autoridad moral tienen ahora para juzgar la decisión tomada por quien ha sufrido y denunciado una situación tan execrable durante varios años? Ninguna en absoluto, ya que con su silencio no solamente son cómplices sino también, en gran medida, responsables.

En una situación delicada se encuentra en estos momentos el alcalde de Alcoy, Toni Francés, tras comunicar públicamente el concejal Marcos Martínez los motivos de su decisión. Recordemos que, entre otros muchos excesos, sufrió la presunta falsificación de su firma en un documento oficial del consistorio. ¿Tendrá el señor Toni Francés intención de tomar algún tipo de medida al respecto? Francamente, desconozco qué herramientas tiene y cuáles son sus posibilidades. Pero no hacer nada, ni siquiera manifestarse al respecto, supondría una decepción para muchos, ya que estamos ante un presunto hecho delictivo que ha sucedido bajo su gobierno y del cual, no puede negarlo, tiene conocimiento directo.

Es turno de expresar su opinión del máximo responsable del ayuntamiento de Alcoy, quien no debería tolerar que nadie cometa una presunta ilegalidad. Nadie exige grandes medidas, pero sí que actúe y haga todo aquello que esté en sus manos. Que busque pruebas de lo que se denuncia y, si las obtiene, no sería descabellado emitir una reprobación pública contra una conducta que, incluso, podría ser merecedora de una sanción mucho más dura. De lo contrario, callando, estaría amparando tal actuación, dando pie a que en el futuro cualquier otro concejal pueda cometer otros actos fraudulentos sin miedo a ser sancionados. Dejar esa puerta abierta sería muy peligroso.

No mire para otro lado, señor Francés. Esto no es una simple pelea entre antiguos compañeros de partido que se llevan mal. No es algo ajeno a usted. Es un hecho gravísimo que ha sucedido en una organización de la cual es usted el máximo responsable y que, por tanto, no puede ni debe amparar con su silencio. No se convierta en cómplice, con su silencio, de una de las mayores tropelías democráticas que se han realizado recientemente en nuestra ciudad.

Confiamos en usted. El honor de todo el pleno municipal está en juego.

Ni interés ni sensibilidad

Los colectivos sociales que trabajan en Alcoy son una muestra de la gran ciudad en la que vivimos. Por el contrario, el escaso apoyo que estas entidades reciben por parte del Ayuntamiento representa la cara más oscura: la de la nula sensibilidad política con la que nos gobierna el PSOE.

Hace unas semanas visité Ponts d’igualtat. Pude conocer de primera mano todo el trabajo de esta entidad dedicada a defender los derechos del colectivo LGTBI. Para la ciudad es esencial contar con un servicio de estas características.

Lo que me entristeció muchísimo fue comprobar que el Gobierno local del PSOE de Alcoy y, en concreto, la concejal de Igualdad, no muestra interés ninguno por ayudar o apoyar a este tipo de instituciones, lo que sí están haciendo otras instituciones públicas de otros municipios.

Otras localidades han aplaudido el proyecto de Ponts d’igualtat. Han acogido esta iniciativa con los brazos abiertos, mostrándose  participativos y abiertos a la cooperación. Sin embargo, el Gobierno local de Alcoy, ha mostrado desde el inicio total pasividad, dificultando la comunicación entre ambas partes y, lo que es peor, intentando alejarse lo máximo posible de una colaboración conjunta. Resulta increíble el trato hacia una entidad que ofrece un servicio que no hace más que ayudar a sus propios ciudadanos.

La implicación de las instituciones públicas es fundamental en estos casos. Por eso es una pena que la concejal de Igualdad del Ayuntamiento no haya manifestado una mínima voluntad de implicación en este proyecto que abandera Ponts d’igualtat. En otras palabras, desde su fase de creación, momento en el que se esperaba una cooperación conjunta, la respuesta del Gobierno local  fue dejar a la asociación a su suerte, sin apoyo ni ayuda de ningún tipo.

El resultado es que todos los logros conseguidos por la entidad y todos los servicios que ofrece quedan al margen del Ayuntamiento. Ahora bien, el Gobierno local no renuncia al colgarse las medallas de esos logros, atribuyéndose méritos ajenos.  Unos méritos que es necesario agradecer a todos y a cada uno de los miembros de la asociación Ponts d’igualtat por su labor a la sociedad.

Pensiones, Públicas, Dignas, Justas y Suficientes. Ni recortes ni privatizaciones

Comunicado Plataforma Comarcal Pensiones Públicas

Tras las reuniones y contactos realizados entre asociaciones y plataformas de pensionistas de Pueblos y Comunidades del Estado hemos coincidido en la urgencia y la necesidad de organizar una gran movilización el día 29 de mayo para exigir Pensiones Públicas Dignas, justas y suficientes.

Coincidimos en que cada día que pasa sin garantizar el Sistema Público de Pensiones y pensiones públicas dignas, justas y suficientes se reducen las pensiones y se acercan nuevos recortes.

Cada día que pasa sin derogar las reformas tanto laborales como de pensiones aumenta la precariedad, la desigualdad y la pobreza.

El Gobierno del Estado, tiene la responsabilidad de tomar la iniciativa para garantizar nuestras reivindicaciones y también Gobiernos y Parlamentos de las Comunidades Autónomas tienen que hacer lo que sea necesario para que así sea.

Por ello, el día 29 de mayo en todos los Pueblos y Comunidades del Estado llamamos a salir a la calle y manifestar nuestra firme voluntad de exigir las reivindicaciones que llevamos reclamando desde hace mas de tres años con movilizaciones permanentes.

La pandemia que estamos padeciendo ha puesto en cuestión nuestro derecho a la salud y miles de personas mayores y pensionistas han pagado con su vida la improvisación, los recortes y deficiencias de los Sistemas Públicos de Salud; ese día recordaremos a las personas que ya no están con nosotras y nosotros y exigiremos garantizar nuestro derecho y el de toda la ciudadanía a la salud; nuestros derechos como personas mayores y pensionistas, no caducan con la edad y la exigencia de una vida digna y saludable forma parte de nuestras reivindicaciones.

Coincidimos en exigir que las promesas realizadas para garantizar pensiones y salarios dignos se cumplan; derogar los recortes de las reformas de pensiones de 2011 y 2013 y las Reformas Laborales de 2010 y 2012 y asegurar pensiones públicas mínimas y salario mínimo suficientes que permita a las personas sin distinción de género acceder a unas condiciones de vida dignas. Reclamamos adoptar medidas eficaces para erradicar la brecha de género en salarios y pensiones. Rechazamos los nuevos recortes que se anuncian para 2021 a los que ha dado cobertura el Pacto de Toledo y nos oponemos a que en forma alguna las cotizaciones sociales se privaticen en fondos privados de pensiones, como pretende el Ministro Escrivá con su propuesta de Planes de Pensiones Privados de Empresa. Exigimos se haga lo necesario para que las reivindicaciones que estamos reclamando con nuestras movilizaciones desde hace mas de tres años se garanticen.

Coincidimos en trabajar desde la diversidad y el respeto a las decisiones de cada Pueblo y Comunidad; invitamos a participar en esta movilización a todas las plataformas de pensionistas y reclamamos la implicación de cuantas organizaciones sociales, sindicales, feministas y juveniles compartan estos objetivos.

Hoy 29 de abril hacemos público este llamamiento a la movilización del 29 de mayo desde las diferentes plataformas de pensionistas que lo suscriben y en adelante lo hagan, de todo lo cual daremos información concreta en las comparecencias públicas que vamos a realizar en Pueblos y Comunidades del Estado.

Alcoy no es ciudad para jóvenes

Artículo de opinión de Amalia Payà, edil del PP en Alcoy

Alcoy debe reaccionar ante los datos que arroja el Informe de Pobreza 2020 elaborado por el departamento de Servicios Sociales del Ayuntamiento. Ni la ciudad en su conjunto ni especialmente sus gobernantes pueden mirar hacia otro lado ante las alarmantes cifras de ese estudio: 10.029 alcoyanos tienen una renta por debajo del umbral de pobreza y otros 12.985 están en riesgo de exclusión.

Resulta dramático que, como señala el estudio, el 43,23% de la población en edad de trabajar esté en situación de inactividad. Es decir, como señala el informe, que “la subsistencia económica no procede de su participación en el mercado de trabajo, por lo que una parte considerable de dicha población inactiva basa su subsistencia en los recursos procedentes de los Servicios Sociales y ayudas de organismos y entidades locales, perpetuando esta vía como medio de vida”.

En este sentido, es tristemente relevante comprobar que la tasa de afiliados a la Seguridad Social en Alcoy es 11 puntos menor que en la provincia y 15 que en la Comunidad Valenciana (el 42,6% frente al 53,86% y al 57,70%, respectivamente). El Informe de Pobreza pone de manifiesto la falta de oportunidades de trabajo que permitan a la juventud desarrollar un proyecto de vida en la ciudad. Así lo indica el índice de renovación de la población activa, que relaciona la población en edad de incorporarse a la actividad con la que está en edad de abandonarla. Ese índice es del 73,5%, 5 puntos inferior en Alcoy al de la media provincial y autonómica. En 10 años, ha caído más de 40 puntos.

¿A qué se debe este descenso, que se produce en un periodo de escasa variación poblacional? Según el informe, es consecuencia de que Alcoy ha perdido en los últimos años población en edad de trabajar porque nuestros jóvenes emigran hacia otros municipios donde hay más posibilidades de acceder al mercado de trabajo. A otras ciudades que les ofrecen la oportunidad de desarrollar su proyecto de vida.

El éxodo de los jóvenes acelera la tendencia al envejecimiento de la población. Actualmente la tasa de población mayor de 64 años es del 20,94%, por encima de la Comunidad Valenciana y de la provincia. Consecuencia del envejecimiento es que la ciudad cuenta con una alta tasa de dependencia: un 56,15%. Es decir, que una minoría mantiene a la parte de población mayoritaria que no trabaja.

Lo peor es que esta tasa ha aumentado vertiginosamente hasta más de 5 puntos en los últimos 15 años. Con esta regresión, al Informe de Pobreza alerta de que la economía alcoyana se va a enfrentar, en un periodo de tiempo no muy grande, a un problema estructural por falta de relevo generacional.

Insisto en que estos datos no se los inventa el Partido Popular, son cifras del área de Servicios Sociales del Ayuntamiento. A pesar de la gravedad de la situación que refleja, este devastador informe ha sido ocultado por el Gobierno municipal del PSOE. Aparte de echar por tierra el trabajo de los técnicos, ni siquiera se ha atrevido a darlo a conocer al Consejo Económico y Social y al de Bienestar Social, foros en los que evidentemente se debería conocer los alarmantes datos que arroja el informe.

Tampoco ha sido objeto de análisis por parte del equipo de Gobierno, que después de 10 años al frente del Ayuntamiento tiene responsabilidad directa sobre la realidad que describe el informe. Muy al contrario, el PSOE se jacta de gastar cada vez más en ayudas sociales sin pensar que es un indicador del aumento de la pobreza y precariedad en la ciudad que administra.

Ante estos análisis que concluyen en dos problemas estructurales íntimamente relacionados, la falta de oportunidades y la falta de juventud que garantice una renovación de la población activa, es urgente actuar con estrategias y políticas que permitan un crecimiento económico de la ciudad, que estimulen la inversión, que hagan de la ciudad un territorio competitivo. Porque en la situación actual, Alcoy no es lugar para jóvenes.