Últimas Noticias

El pasado 17 de junio tuvo lugar la entrega de premios del Reto AITEX 2024, el concurso que premia las...

El salón de actos del IVAM-CADA de Alcoy ha acogido esta semana la presentación de una nueva edición de la...

Pepe Serna ha revalidado la presidencia de ATEVAL para los próximos cuatro años. Ha sido en el transcurso de un...

El equipo de Cope Alcoy pone a disposición de los ciudadanos el teléfono del oyente. A partir de ahora, a...

Alcoy ofrecerá cuatro viviendas más para alquiler social

Alcoy saca a licitación la rehabilitación del edificio San Mauro, 13. El objetivo, incluir cuatro pisos más en el parque municipal de vivienda. Y es que son varios los proyectos de construcción y rehabilitación de edificios, para destinarlos al alquiler social, que están pendientes en la ciudad.

En el caso de San Mauro, 13, el proyecto se anunció en 2020, pero el concurso público quedó desierto por la subida de las materias primas. Un fenómeno que se está dando en muchas licitaciones y que también ocurrió en otro edificio, La Sardina, 14.

Ahora el Ayuntamiento busca licitar las obras de San Mauro, 13 por valor de 390.383 euros. Con ello se quiere redistribuir el interior para construir cuatro pisos, uno por planta, mejorar la envolvente térmica, instalar un ascensor, reparar la fachada posterior y preservar la principal.

Y es que se trata de un edificio que a finales de año, en el mes de noviembre, sufrió desprendimientos de la fachada. Concretamente se soltó un trozo de cornisa. Se trata de un hecho que no es aislado en los edificios del centro de Alcoy, tanto públicos como privados. «Esto es habitual, no se puede decir que sea algo puntual. Es constante», lamenta Circe Amorrortu, presidenta de la Asociación de Vecinos del Centro, en declaraciones a Cope Alcoy.

La Inspección Técnica de Edificaciones (ITE) es una revisión al que deben someterse cada cierto tiempo los edificios. En el caso de detectarse elementos que pueden suponer un peligro y no repararse, el Ayuntamiento puede multar a los propietarios. «A mí me preocupa, más que los propietarios individuales, el caso de esos inmuebles que son municipales o de grandes entidades -como la Iglesia o la Universidad- que no están pasando la ITE o son ignorados», añade Amorrortu.

Y pone el ejemplo de un edificio de la calle Casablanca, propiedad del Ayuntamiento, que tuvo que ser derribada por su estado. «No somos los únicos que tenemos que arreglar nuestras viviendas«.