Últimas Noticias

El Consorcio de Bomberos de la Diputación de Alicante ha implementado un dispositivo especial de emergencia para el verano, con...

El equipo de Cope Alcoy pone a disposición de los ciudadanos el teléfono del oyente. A partir de ahora, a...

Hoy martes hemos destacado que aumenta la demanda para formación de personas adultas en Alcoy. También hemos hecho balance de...

Hoy martes hemos destacado que la formación de personas adultas gana adeptos en Alcoy. También hemos destacado el dispositivo especial...

Batalla final entre Moros y Cristianos para poner el punto y seguido a las Fiestas de Muro

El punto y seguido a las Fiestas de Muro lo puso ayer lunes el conocido como ‘Dia dels Trons’, una jornada marcada por la escenificación de la lucha entre moros y cristianos. La jornada arrancó a las diez y media de la mañana con la representación de la humorística ‘Ambaixada del Tonell’ que, un año más, protagonizaron las Filaes Llana y Mare de Déu a las puertas del Ayuntamiento.

Allí, en la Placeta Molina, las dos formaciones se enzarzaron en un cruce dialéctico lleno de sátira y humor donde no faltaron referencias a cuestiones de actualidad como las obras llevadas a cabo en la sede de la Mare de Déu o la ampliación del local de la Llana que se ha materializado en el año en el que precisamente la formación ostenta el cargo de Abanderado Moro. También la amnistía se coló en la popular Embajada y no faltó la mención al calor que en ese momento de la mañana ya apretaba con más de veinte grados. Álvaro Cascant se estrenó como Embajador del bando moro mientras que en el cristiano siguió asumiendo esta responsabilidad Carlos José Llorens. Pese a los desacuerdos iniciales sobre la conquista de las fértiles tierras de Muro y el tonel objeto de esta disputa, la batalla verbal finalizó con un significativo acuerdo entre ambas partes cuyo principal punto era acudir seguidamente a la Filà Mare de Déu a degustar un buen almuerzo regado con el vino del mencionado barril.

El ‘Dia dels Trons’ tuvo reservados más actos como la Embajada Mora matinal, declamada por Ricard Sanz, mientras que por la tarde fue el turno de los cristianos en un parlamento pronunciado por Pepe Vilaplana. Antes de ambos actos destacó la batalla de arcabucería, para la que se emplearon más de doscientos kilos de pólvora, y que finalizó con victoria de las fuerzas de la media luna en la mañana. Ya por la tarde, como manda la tradición, vencieron los de Jaume I izando su emblema en lo alto de las torres del Castell de Festes que se alza en la Plaça Matzem.

La ‘Retreta’, con los clásicos ‘Farolets’, culminó el día antes de dar paso a la última cena de Fiestas. Por último hubo una actuación musical en El Matzem que sirvió para despedir la primera parte de unos festejos que acabarán oficialmente el próximo fin de semana con los actos de La Pujà de la Mare de Déu.