Últimas Noticias

Alcoy ya está inmersa en sus Fiestas de Moros y Cristianos tras la apoteósica interpretación del Himno, que ha tenido...

La tarde de este viernes 19 de abril marca el inicio de las esperadas Fiestas de Moros y Cristianos de...

Cocentaina vive hoy el día grande de las fiestas  en honor a la Mare de Déu del Miracle y lo...

Ahora sí. Alcoy cuenta ya las horas que restan para el inicio de las Fiestas de Moros y Cristianos en...

Cerol original

Las fuerzas moras toman Cocentaina en la mañana del último día de Fiestas

En la jornada de este lunes 14 de agosto, víspera de la festividad de Nuestra Señora de La Asunción, llegan a su fin las Fiestas de Moros y Cristianos de Cocentaina en honor a San Hipólito Mártir con la celebración del Día del Alardo. En este último se recrean las batallas entre las tropas de la cruz y las fuerzas de la media luna, que dan origen a las celebraciones, y la mañana ha comenzado al despuntar el día con las guerrillas a las faldas de la Serra de Mariola.

A las once de la mañana se ha efectuado la Estafeta, en la que los moros han pedido la rendición de la Villa a los cristianos, pero en ser rechazada la propuesta ha emprendido una veloz carrera para advertir a los suyos de la negativa. Trompetas y percusión han anunciado la llegada de los sarracenos al Pla donde el Embajador, papel encarnado este año por Joan Aura, ha entablado un intenso diálogo con su homólogo cristiano. Los árabes no han podido convencer a los herederos de Roger de Llúria y la Embajada ha concluido con la orden de prender fuego a las murallas contestanas para recordar así el incendio de 1304 que arransó la entonces Villa “Alà ho vol, per tossud, infidel i insolent huí veurás cremar la Vila de Cocentaina. Soldats, per Mahoma, incendieu el Castell”, reza en el texto de las citadas Embajadas que se ha recitado y que escribió en 2006 Iván Carbonell Iglesias. Con este instante simbólico se han recordado también unos hechos históricos que propiciaron que los vecinos de la capital del Comtat sean conocidos todavía hoy como “Socarrats”.

 La calurosa mañana ha seguido con la batalla de arcabucería, para la que finalmente se van a emplear más de 300 kilos de pólvora durante toda la jornada, y tras esta ha llegado el momento de la lucha armada cuerpo a cuerpo entre los cargos. Finalmente los moros han vencido en lo alto del castillo izando la enseña de la media luna en la torre más elevada de la fortaleza.

La batalla entre moros y cristianos pone el punto y seguido a las Fiestas de Muro

Ayer lunes 15 de mayo llegó el momento de poner el punto y seguido a las Fiestas de Moros y Cristianos de Muro con la escenificación de la batalla entre las tropas de la cruz y las fuerzas de la media luna. Precisamente estos hechos históricos que dan origen a unas celebraciones que ya gozan del título de Fiestas de Interés Turístico Autonómico.

La jornada comenzó en la Placeta Molina a las 10:30h de la mañana con la puesta en escena de la tradicional ‘Ambaixada del Tonell’ que, con enormes dosis de humor, protagonizan las Filaes Llana y Mare de Déu. Ambas se enzarzan en un curioso choque dialéctico por la disputa de un tonel de vino y, curiosamente, la Embajada finaliza con acuerdo entre partes marchando después las dos formaciones a degustar un buen almuerzo y dar cuenta del preciado contenido del tonel protagonista de este curioso acto. Ya a mediodía se realizaron las guerrillas de arcabucería dando paso a la Embajada Mora, declamada esta vez por Rafa Reig, y que concluyó con la toma de la fortaleza por parte de las huestes mahometanas materializándose esta victoria con la colocación de la bandera de la media luna en todas las torres.

Ya entrada la tarde, después de una buena comida en la sede de las Filaes, se representó la Embajada Cristiana protagonizada por Juanma Colomer. Tampoco hubo entendimiento entre ambos bandos y tras la batalla de arcabucería los cristianos reconquistaron Muro y alzaron sus emblemas en el Castell de Festes de la Plaça del Matzem. Precisamente este último enclave acogió el último instante de Fiestas, el conocido como ‘sopar de germanor’ entre todas las Filaes que ya se ha consolidado como una cita imprescindible para despedir la primera parte de los festejos antes de retomarlos al fin de semana que viene con los actos de ’La Pujà’.

Las tropas árabes toman la villa de Alcoy

El último día de la trilogía festera avanza en Alcoy y en estos instantes las tropas de la cruz y de la media luna se disputan la villa en una intensa batalla de arcabucería que ha comenzado después de la Embajada Mora. Al filo de las once de la mañana las fuerzas árabes han llegado hasta la Plaza de España y el jinete ha entregado en el castillo una especie de pergamino donde pedía a los cristianos que le hicieran entrega de estas tierras bañadas por el Serpis.

Los mismos cristianos han desestimado la petición y el citado jinete ha corrido rápidamente a informar a los suyos. Instantes después, se han presentado en la bandeja los máximos representantes de los mahometanos y el Embajador ha tomado la palabra. Oscar Martínez, que asume estas lidas, ha desgranado uno por uno los motivos por los cuales debían de recibir la ciudad de manos de los de Jaume Ino os detengáis, y pronto resolveos, pues conozco que estáis aún indecisos. Mirad qué respondéis, pues mis soldados el resultado del mensaje mío en los montes esperan impacientes, ansiosos de llegar pronto a este sitio”, se pudo escuchar con contundencia a las puertas del Ayuntamiento. Los cristianos, firmes en su decisión, se mostraron contrarios a ceder sus dominiosCiego, desventurado ismaelita!. Si tú hubieras tenido otros principios, te diría que en mí obra una fuerza superior a la tuya, pues confío en el brazo invencible del Eterno; tengo el carácter de su Hijo ungido; llevo en mis triunfadores estandartes la augusta insignia en que sufrir”, y la falta de acuerdo acabó en batalla Ah soldados míos!¡Alarma, al arma! Y sientan los cristianos el cruel estrago, los agudos filos de vuestras impertérritas cuchillas.¡Viva Al-Azraq! Tomemos el castillo. ¡Alcoians! Per Sant Jordi i Aragó a defensar la fé de Jesucrist !!!”, se cruzaron en palabras tanto Embajador moro como cristiano.

Los arcabuces son los que después han recogido el testigo y la batalla se resolverá con la lucha cuerpo a cuerpo entre los cargos y los principales personajes de la fiesta. Será a las puertas del castillo y en la victoria sarracena se escenificará después con el izado de la bandera de la media luna en lo alto de la fortaleza.

Los Cristianos recuperan las tierras de Alcoy

Las fuerzas cristianas han regresado esta tarde a la Villa de Alcoy para recuperar la misma tras el asedio y la victoria por parte de las tropas de la media luna. A las 16:30h, puntual, el emisario de los de la cruz han llegado a la Plaza portando el documento escrito en el que instaba a los moros a la rendición. Las huestes mahometanas han rechazado la propuesta y de nuevo el jinete ha emprendido una veloz carrera, en el acto de la Estafeta, para dar cuenta a los suyos de lo que acaba de suceder.

Seguidamente ha arrancado la Embajada Cristiana, una lucha dialéctica que ha sido advertida con el sonido de los clarines así como los tambores. A continuación Ricard Sanz, el Embajador, ha iniciado su intervención exponiendo los motivos por los cuales los moros debían de entregarle esta Villa situada a los pies de la Serra de Mariola. Tampoco ha habido acuerdo y las palabras han dado paso a las armas iniciándose una atronadora batalla de arcabucería que, una vez más, se ha oido por cada rincón de la capital de l’Alcoià. Con el sonido de los truenos de fondo, la guerra se derrimirá a través del choque de espadas y sables entre los cargos festeros de este año así como los principales personajes de la Fiesta. Después, en lo alto del Castillo, volverá a ondear el emblema de la cruz. Indicar que Ricard Sanz se ha despedido de forma emotiva del cargo de Embajador Cristiano y lo ha hecho rindiendo homenaje a todos aquellos que nos han dejado a causa de la pandemia. Nada más finalizar su intervención, ha bajado del caballo, se ha retirado el casco y ha subido por la calle San Nicolás a pie llevando en sus manos al corcel.

Las Fiestas de Moros y Cristianos terminarán al atardecer con el traslado de la imagen pequeña de San Jorge a la iglesia del patrón. Después, sobre la 09:30h, se efectuará la Aparición del Sant Jordiet en lo alto del castillo.

 

Las tropas moras toman la Villa de Alcoy

A las 10:00h de la mañana las tropas moras han tomado Alcoy dispuestas a conquistar la ciudad. El Estafeta, de la Filà Cordón, ha sido quien ha trasladado al castillo el pergamino en el que figuraba la petición para lo cristianos le entregaran la fortaleza. Un no rotundo de los guerreros de Jaume I, con la rotura de la misiva en mil pedazos, ha dado paso a una veloz carrera del jinete para advertir a los suyos de que no había sido posible la entrega de la Villa.

A continuación, clarines y trompeteros han advertido de que pisaba La Bandeja el Embajador Moro. Este último, encarnado por Óscar Martínez que se estrenaba por primera vez en el cargo, ha tratado de convencer al Capitán Cristiano y sus tropas de que había llegado el momento de entregarle la tan ansiada plaza. El Embajador Cristiano, Ricard Sanz, ha defendido las murallas alcoyanas desde el Castillo pero finalmente no ha habido acuerdo y el diálogo ha dado paso a las armas. Primero una estruendosa batalla de arcabucería, que se ha sentido desde toda la ciudad, y segundo la lucha cuerpo a cuerpo entre los cargos festeros que ha finalizado con la victoria de las huestes de la media luna. El triunfo se ha materializado con el izado de la bandera en lo alto del mismo castillo.

Esta tarde serán los cristianos los que regresarán a Alcoy para reconquistar las tierras que baña el Serpis. Será a partir de las 16:30h con la Estafeta así como la posterior Embajada de los de la cruz. Después tendrá lugar el acto de Acción de Gracias tras el retorno de la imagen infante de San Jorge desde la Parroquia de Santa María a la iglesia titular del patrón.

La UNDEF logra una bajada de 12 euros en el precio de la pólvora

La Unión Nacional de Entidades Festeras (UNDEF) sigue trabajando para conseguir que la pólvora pueda ser empleada con total normalidad en los disparos que organizan gran cantidad de poblaciones durante la celebración de sus Fiestas de Moros y Cristianos.

Esta institución, que preside la contestana Pepa Prats, ha mantenido contactos en las últimas semanas con el polvorín de Albacete de cara a que el suministro esté garantizado para todos los municipios en vista a los próximos años. Además estas reuniones que ha mantenido la UNDEF han dado sus frutos y se ha conseguido una rebaja del precio de la munición de aproximadamente 12 euros. De esta forma el material explosivo costará a partir del 1 de diciembre de este año 30 euros más IVA, una cantidad que supone una rebaja considerable después de que la pólvora incrementase su precio en más de un 50% antes del verano.

La misma Pepa Prats valora positivamente que se haya alcanzado este acuerdo con el citado Polvorín de Albacete y remarca que durante esta semana habrá un nuevo encuentro para cerrar el contenido del mismo “lo importante es que el precio de la pólvora bajará y, aunque el precio no será el mismo que los festeros pagaban antes del mes de mayo, el incremento es suave ya que solo supondrá unos seis euros más”, destaca la dirigente de la UNDEF. Además Prats avanza que en esta próxima reunión se concretará la posibilidad de que el polvorín pueda suministrar la pólvora negra a cada población por medio de contratos directoshasta ahora las entidades festeras compraban la pólvora tras recibir la autorización de la Subdelegación del Gobierno y con esta medida, cuyas condiciones están por definir, se consigue que el suministro esté garantizado y que no ocurran situaciones como las que pasaron en primavera al quedarse algunas poblaciones sin poder disparar a causa del accidente ocurrido en la fábrica de Alemania”, detalla.

Indicar que con estos avances la UNDEF da un paso más en atender las demandas del mundo de la Fiesta en relación a la pólvora, unas reivindicaciones que también se concentran en los aspectos relacionados con suavizar la normativa para así asegurar la pervivencia de unos actos que dan singularidad a las Fiestas de Moros y Cristianos de cada municipio.

Cocentaina despide sus Fiestas a los pies de la Mareta

Cocentaina ha puesto esta tarde el punto y final a las Fiestas de Moros y Cristianos del 2019 que se han celebrado con intensidad en los últimos días en honor al patrón del municipio, San Hipólito Mártir.

La actividad festera ha arrancado a las seis y media con la Estafeta Cristiana, un instante en el que un jinete de las tropas de la cruz se ha acercado hasta el castillo para pedir a los moros la entrega de la fortaleza a las fuerzas de Jaume I. Los sarracenos, tras dar cuenta de la lectura del documento, han roto el texto en mil pedazos y han provocado que el citado jinete emprendiera una veloz carrera para dar cuenta a los suyos de la negativa.

Minutos más tarde, y acompañados de música de fanfarria, han llegado los cristianos hasta las inmediaciones del mencionado castillo para iniciar una tensa Embajada en la que instaron a las tropas árabes a entregar la plaza contestana. La falta de acuerdo entre ambos bandos ha llevado a que el Embajador cristiano, David Pascual Bonet, arengara a su ejército para recuperar la Vila de Cocentaina haciendo uso de las armas «xoqueu les armes contra la roca, alceu les banderes cristianes, salvem ja Cocentaina. Crideu a tot pulmó… Desperta Ferro, Desperta!»; pronunció con fuerza.  Seguidamente comenzó la estruendosa batalla de arcabucería entre moros y cristianos dando paso después a la lucha armada cuerpo a cuerpo entre los cargos festeros. El combate se resolvió en el último minuto en la terraza del castillo y la victoria cristiana, como manda la tradición, quedó materializada con el izado de la bandera de la cruz en lo alto de la torre.

Al silenciarse los arcabuces ha tenido lugar en el Monasterio de la Mare de Déu del Miracle el acto de Acción de Gracias, una ceremonia breve en la que se ha agradecido a la patrona y a San Hipólito Mártir los buenos momentos vividos durante la trilogía que estaba a punto de acabar. El Presidente de la Junta de Fiestas, Hipòlit Borràs, aprovechó para despedirse del cargo e hizo mención también a la efeméride del V Centenario del milagro de la Mareta que se conmemora entre 2019 y 2020 dentro del Año Santo concedido a Cocentaina por la Santa Sede. Por último, antes del canto del Flevit Amare, se produjo el traspaso de cargos, una tarea que asumirán en 2020 las filaes Contrabandistas (Capitán Cristiano), Almogávares (Abanderado Cristiano), Bequeteros (Capitán Moro) y Mudéjares (Abanderado Moro).

Las Fiestas de Moros y Cristianos han finalizado con el traslado de la imagen pequeña del patrón, el conocido como Sant Hipólit del Raval o de la Manta Roja, desde el Monasterio de las Clarisas al templo del Salvador. Allí, mientras volteaban las campanas, ha sido recibido San Hipólito y se ha realizado un parlamento final por parte de Quino Palací; Vicepresidente de Culto en la Junta de Fiestas de Cocentaina.

Recordar que la programación oficial de las Fiestas terminará mañana martes 13 de agosto, festividad litúrgica de San Hipólito Mártir, con una misa mayor en su honor que se desarrollará a partir de las 12 del mediodía en la iglesia de Santa María.

Cocentaina cae en manos de las tropas árabes

Cocentaina vive en este lunes 12 de agosto las últimas horas de sus Fiestas de Moros y Cristianos en honor a San Hipólito Mártir. El día del Alardo pone fin a tres intensas jornadas y está marcado por las batallas de arcabucería entre las fuerzas de la cruz y de la media luna; unos combates en los que los festeros quemarán más de 500 kilos de pólvora según ha informado la Junta de Fiestas.

La jornada ha arrancado al despuntar el día con las guerrillas a las faldas de la Serra de Mariola y mientras el sol comenzaba a iluminar desde la Aitana la silueta del Castillo situado en la cima de la ‘Penyeta Blanca’. Unas horas más tarde, a las once, se ha efectuado la Estafeta Mora en la Plaza del Pla y numerosas personas han sido testigos del momento en el que el jinete entregaba a los cristianos la misiva que les animaba a donar la fortaleza a los moros. Tras la negativa de estos, materializada con la rotura del pergamino, el sarraceno ha iniciado una rápida carrera sobre caballo para informar a sus tropas de lo sucedido.

Los sonidos marciales de las fanfarrias creadas en 2018 por José Francisco Molina Pérez, e interpretadas por la Colla Mal Passet así como el Grup Raval Jussà de Albaida, han guiado al Embajador Moro y a su ejército hasta las inmediaciones del Palau Comtal. Allí Rubén Vilanova Domínguez ha declamado con intensidad la Embajada Mora, una intervención que ha terminado sin ningún acuerdo dando paso a la orden de quemar las murallas de Cocentaina «Alà ho vol, per tossud, infidel i insolent huí veurás cremar la Vila de Cocentaina. Soldats, per Mahoma, incendieu el Castell”. De esta forma se ha simulado el incendio del municipio por parte de las tropas sarracenas, un hecho ocurrido en el año 1304 y por el que los contestanos son conocidos con el sobrenombre de “Socarrats”. Recordar que los textos de las Embajadas fueron escritos en el año 2006 por el historiador Iván Carbonell Iglesias.

La mañana ha avanzado con la batalla de arcabucería entre las tropas de la cruz y de la media luna; un simulacro de combate que ha llenado de sonido y pólvora las calles de la localidad. Este ha dado paso a la lucha armada entre los Embajadores y los cargos festeros, a los pies del castillo, y la guerra ha terminado con la victoria de los moros; un hecho histórico que se ha inmortalizado izándose la bandera de la media luna en la torre más alta de la fortaleza.

Indicar que los actos del día del Alardo siguen a las 14:00h con la ‘Ambaixada de les Tomaques’, que protagoniza Cavallets y Bequeteros, y que tendrá lugar en el solar existente junto al colegio San Juan Bosco. Por la tarde, a las 18:30h, se efectuará la Estafeta y Embajada Cristiana seguida del acto de Acción de Gracias y el traslado del Sant Hipólit del Raval del Monasterio de la Mare de Déu del Miracle a la parroquia del Salvador.

Cocentaina tiene garantizada la pólvora para el Alardo

Los festeros de Cocentaina tienen previsto emplear cerca de 500 kilos de pólvora en los disparos que se realizarán el próximo lunes 12, día del Alardo, para despedir los festejos en la última jornada de la trilogía en honor a San Hipólito Mártir.

La Junta de Fiestas ya ha recibido los permisos necesarios por parte de la Subdelegación del Gobierno para hacer uso del material explosivo y según asegura la entidad el suministro está por ahora garantizado gracias a las gestiones que también ha realizado la UNDEF. Esta última ha llevado a cabo la correspondiente tramitación para que no se cobre el trasvase desde el polvorín así como para reducir el alquiler de las cantimploras. Estas medidas se han adoptado para compensar la subida de precio de la munición que rozará los 48 euros por kilo «esta situación ha afectado al acto y este se verá algo mermado en cuanto a participación pero desde aquí quiero agradecer a todas las Filaes el gran esfuerzo que han realizado para mantener viva una tradición a la que se están poniendo cada vez más trabas«, asegura el Presidente de la Junta de Fiestas Hipòlit Borràs. Además Borràs hace un llamamiento a las autoridades competentes para que impulsen las medidas oportunas que permitan garantizar la supervivencia de los disparos en las Fiestas de Moros y Cristianos de cara al futuro «hay que normalizar la situación, evidentemente adoptando todas las medidas, para que no se vuelvan a producir hechos como los que han vivido poblaciones vecinas en los últimos meses al verse privadas de poder disparar con absoluta normalidad«; indica.

El reparto de la pólvora se hará el viernes por la mañana pero en vez de en el Polideportivo Municipal será en la Cantera de Botella para extremar todas las medidas de seguridad.

Arranca el reparto de la pólvora para el Alardo

La Asociación de San Jorge ha iniciado el reparto de la pólvora que se empleará el próximo lunes durante el Alardo de nuestras fiestas de Moros y Cristianos.

El Casal mantiene el trasvase de la munición en el mismo lugar de reparto del pasado año, el Baradello de Moya, y descarta traer las cantimploras cargadas desde el polvorín como permite la nueva normativa, por problemas de logística y para evitar incrementos de precio. Como novedad se ha estrenado un programa informático basado en códigos de barras para controlar la distribución de las cantimploras entre todos los festeros «el objetivo es que todo el proceso de reparto de la pólvora esté controlado al 100% para garantizar la máxima seguridad«, afirma el Ponente de Fiestas de la institución festera; Paco García Garrillo.

Señalar que los festeros recogerán 3.100 kilos de explosivo entre el jueves y el viernes, alrededor de 150 más que el año pasado.