19/03/2020: ‘Paquito el Chocolatero’, desde Cocentaina a cada balcón valenciano

El 19 de marzo del 2020 fue un Día de San José atípico en el que seguíamos confinados en nuestras casas y en el que por primera vez, desde la Guerra Civil, no se celebraban las Fallas en buena parte de los municipios valencianos que mantienen viva esta fiesta. Por este motivo el humorista y presentador de televisión, Eugeni Alemany, lanzó un reto a través de las redes sociales en el que proponía salir a los balcones a las 12:00h del mediodía para interpretar ‘Paquito El Chocolatero’ en un día que debería de haber sido de fiesta y pólvora en las calles. La Federación de Sociedades Musicales de la Comunitat Valenciana (FSMCV) recogió el guante y a la hora prevista centenares de músicos salieron a los balcones, con sus instrumentos, para hacer sonar esta pieza tan emblemática que compuso Gustavo Pascual Falcó en Cocentaina en 1937 para dedicarla a su cuñado Francisco Pérez Molina; apodado con el sobrenombre de ‘El Chocolatero’.

Hubo emoción, alegría, reencuentro vecinal a mediodía, nostalgia por las Fallas y las Fiestas de Moros y Cristianos, recuerdo hacia los que nos habían dejado a causa del Coronavirus  y un mensaje claro de esperanza a través de la música que nos llegó a todos: ‘”Açò també passarà“.

18/03/2020: Un brote de Coronavirus se ceba con la residencia Domus VI de Alcoy

Hace justo un año era el día después de que la Generalitat Valenciana interviniera la residencia de mayores Domus VI de Alcoy y de que la UME desinfectara las instalaciones con carácter de urgencia. Seguía lloviendo y un brote de Coronavirus estaba causando un goteo continuo de fallecimientos de ancianos ante la rabia, desesperación e impotencia de sus familiares ya que apenas tenían información de lo que allí estaba pasando. Además personal del Hospital Virgen de los Lirios, a través de la UHD, había tomado las instalaciones para prestar atención sanitaria a los ancianos que se encontraban allí enfermos. Semanas antes, el 9 de marzo, la residencia ya había suprimido las visitas ante el rápido aumento de los contagios.

A finales de marzo los mismos familiares de los residentes en el geriátrico comenzaban a expresar su malestar por la falta de información y de respuestas por parte de las administraciones políticas. El centro de mayores se estaba convirtiendo en el lugar de los horrores de la primera ola de la pandemia y en mismo fallecieron finalmente 73 ancianos, una de las tragedias más graves de las ocurridas en Alcoy en los últimos años. El Gobierno Municipal del PSOE hizo gestiones con la Consellería de Sanitat para tratar de esclarecer lo sucedido y conseguir que se diera más información a las familias mientras que partidos de la oposición como el PP, Compromís y Guanyar Alcoi denunciaban públicamente que se estaba realizando una nefasta gestión de las consecuencias de la crisis sanitaria. Finalmente se consiguió habilitar una línea telefónica para informar a las familias, un servicio que no consiguió satisfacer sus necesidades, mientras que la tormenta política que causó la citada gestión de esta crisis sanitaria por parte del Gobierno Municipal de Toni Francés llevó a la celebración de un Pleno Extraordinario en el Ayuntamiento. En el mismo prosperó una moción para pedir a la Generalitat Valenciana que recuperara la gestión del centro de ancianos, una iniciativa que finalmente rechazó la dirección de Domus VI

Sanidad dio por cerrado el brote en Domus VI a principios de mayo y unos días después los citados familiares de los residentes se constituían en Asociación para emprender acciones legales y esclarecer lo ocurrido. Un año después siguen exigiendo responsabilidades y denunciando el escaso control de la Conselleria sobre la situación del geriátrico.

16/03/2020: Calles vacías en Alcoy y nuestras comarcas

El lunes 16 de marzo de 2020 fue una jornada lluviosa en la que comenzamos a tomar consciencia de la nueva realidad a la que nos enfrentábamos a causa de la crisis sanitaria del Coronavirus. Los cielos grises, que nos acompañaron prácticamente durante buena parte de la primavera, reforzaban esa atmósfera dramática que creaban las calles vacías y en absoluto silencio.

Aquel día solo estaban abiertos los comercios y superficies que prestaban servicios esenciales mientras que por cada barrio de Alcoy tan solo se veían los servicios de limpieza desinfectando las diferentes calles. Además las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad patrullaban para garantizar que se cumplían las medidas marcadas por el Gobierno Central. Mientras tanto en casa nos adaptábamos al teletrabajo y comenzaban a ser comunes las reuniones virtuales a través de las plataformas digitales o el teléfono móvil. En nuestra ciudad la industria y los transportes funcionaron casi con total normalidad mientras adaptaban contrarreloj las medidas de seguridad e higiene para prevenir la Covid-19se han puesto en marcha las oportunas medidas de higiene y seguridad para no perjudicar la salud de los trabajadores. Además las empresas están emitiendo certificados para facilitar la movilidad de los empleados que lo precisan, unos documentos donde se marca el turno y el horario que hacen para que así se puedan mostrar a los agentes de la autoridad si lo precisan“, detallaba en COPE ALCOY aquella mañana Pablo de Gracia, Presidente de la Cámara de Comercio.

Idéntica situación se vivió en la comarca con desinfección de calles y actividad parcialmente detenida en municipios como como Cocentaina, Muro, Banyeres de Mariola, Ibi, Castalla u Onil. El silencio reinó durante todo el día tan solo roto por la lluvia, en algunos momentos intensa, y los aplausos en los balcones a partir de las ocho de la tarde.

15/03/2020: Entra en vigor el Estado de Alarma

El 15 de marzo de 2020 fue domingo y el día amaneció soleado así como con un gran silencio reinante en las calles. Estábamos en casa, confinados, tras decretarse el Estado de Alarma para frenar la primera ola del Coronavirus que había anunciado el Presidente del Gobierno en la noche anterior. En su comparecencia Pedro Sánchez dijo que la medida se adoptaba para los siguientes quince días aunque todos intuíamos que la nueva realidad iba a alargarse en el tiempo. Fueron finalmente casi 100 días de un confinamiento domiciliario que se fue suavizando con la entrada del mes de mayo y que no nos dejó plena liberad hasta la llegada del verano.

Aquel domingo 15 de marzo sentimos de repente que nuestras vidas se habían paralizado y que estábamos inmersos en una lucha contra un virus del que apenas sabíamos más detalles. Muchos se organizaron y aprovecharon el tiempo para hacer limpieza en las casas, ordenar trasteros, aprender a cocinar, disfrutar de su libro o serie favorita, hacer deporte online o disfrutar de una cerveza con los amigos en formato virtual. El teletrabajo comenzó a implantarse entre aquellos cuyo puesto de empleo  permitía esta modalidad mientras que los salones de las casas se conviertieron en improvisadas aulas donde los padres ayudaban a sus hijos a hacer los deberes que se habían mandado desde el colegio. Asimismo  13TV y Cope te acercaban cada día la misa mientras que COPE ALCOY difundía a través del Facebook las eucaristías que las Parroquias de nuestras comarcas difundían a través de Internet.

La jornada acabó con aplausos en los balcones, por primera vez a las ocho de la tarde para que pudieran participar los más pequeños , y acompañados en la gran mayoría de casos por las interpretaciones en directo que hacían muchos músicos.

14/03/2020: Colas en los supermercados y primeros aplausos antes del Estado de Alarma

El 14 de marzo de 2020 fue una jornada de contrastes. Nos levantamos con un sol radiante y nos acostamos con la entrada en vigor a medianoche del Estado de Alarma decretado por el Gobierno Central para frenar la primera ola de la pandemia. Todo empezaba a cambiar y en las siguientes semanas nos meteríamos de lleno en una primavera marcada por las lluvias y un confinamiento que nos llevaría a estar en casa durante mes y medio saliendo únicamente de nuestros domicilios para lo estrictamente necesario.

En Alcoy el comentario generalizado se centraba en el aplazamiento de las Fiestas de Moros y Cristianos anunciado el día anterior, un hecho sin precedentes en la historia local reciente ya que los festejos en honor a San Jorge no se había interrumpido desde la Guerra Civil. Además los supermercados de la ciudad registraron largas colas y en las estanterías era difícil encontrar productos de primera necesidad ante el aluvión de compras que hicieron los ciudadanos. Los responsables de las superficies de alimentación y la Generalitat insistían en hacer un llamamiento a la calma y en asegurar que el abastecimiento estaba garantizado. Había temor ante lo que pudiera pasar en una situación que nos era desconocida para todos.

Por su parte los municipios de las comarcas de l’Alcoià y el Comtat vivieron una situación similar. En Cocentaina quedaron suspendidos el Pregón de la Semana Santa que iba a declamar por la tarde en la Parroquia del Salvador Pablo León Vidal juntó al descubrimiento del Cartel Anunciador de la celebración que había creado Nuria Botella. Muro suspendió la Festa del Llibre y las Jornadas de Sostenibilidad mientras que el resto de localidades paralizaron toda la actividad.

Por la noche salimos a los balcones a aplaudir con fuerza a los sanitarios que estaban luchando en primera línea contra el virus. La convocatoria, difundida a través de las redes sociales, se había hecho ese día a las diez de la noche pero a partir del domingo 15 de marzo comenzaría a materializarse a las ocho en homenaje a todos aquellos profesionales que lo estaban dando para continuara hacia adelante la actividad esencial en un país prácticamente paralizado.

A las 12 de la noche entró en vigor el Estado de Alarma anunciado por el Presidente Pedro Sánchez el viernes día 13. Era el inicio de una etapa difícil de nuestra historia en la que nada volvería a ser igual.

13/03/2020: La jornada en la que se anunció el aplazamiento de las Fiestas de Alcoy

El viernes 13 de marzo del 2020 los acontecimientos se iban precipitando a medida que avanzaban las horas. Durante la mañana centenares de personas tomaron los principales supermercados de Alcoy para abastecerse de productos de primera necesidad ante las noticias que iban llegando referidas a la entrada en vigor de un confinamiento domiciliario en todo el país. A mediodía lo anunció el Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en una comparecencia en la que detalló que a partir de la medianoche del sábado 14 al domingo 15 entraría en vigor el Estado de Alarma con una serie de medidas que nos obligarían a estar en casa confinados durante los siguientes 15 días como medida de contención de una primera ola de la pandemia que en ese momento corría imparable.

Por la tarde, pasadas las siete, se confirmaba la noticia que ya era un secreto a voces desde hacía dos días: las Fiestas de Moros y Cristianos de Alcoy quedaban aplazadas. El alcalde, Antonio Francés, y el Presidente de la Asociación de San Jorge, Juan José Olcina; comparecieron en El Casal para anunciar una medida que llegaba tras consensuarse con la Junta Directiva de la misma Asociación de San Jorge, el Ayuntamiento y los Primers Trons de las 28 filaes. El primer edil transmitió mucho ánimo para el mundo de la Festa y los Cargos y avanzó la celebración de un Pleno Extraordinario para suprimir el acuerdo plenario mediante el cual se adoptaron los festivos locales para el año 2020esta acción se tomará para contar con estas jornadas de cara a unas posibles nuevas fechas que permitan celebrar los festejos“, afirmó Francés entonces. Por su parte Olcina dijo que no había decididas unas nuevas fechas a la espera de ver la evolución de la pandemialo primero que haremos es decidir unas fechas en el momento en el que la situación esté normalizada“, matizó en este instante.

El aplazamiento de las Fiestas de Moros y Cristianos de Alcoy llenó de mensajes de tristeza y ánimo las redes sociales en un día en el que la pandemia ya había empezado prácticamente a transformar nuestro ritmo cotidiano.

12/03/2020: El día en el que Alcoy comenzó a paralizarse

Hace justo un año la actualidad cambiaba a cada minuto y todos empezamos a sentir que la crisis sanitaria del Coronavirus comenzaba a modificar nuestras vidas. Aquella jornada era jueves y estábamos digiriendo todavía la suspensión de las Fallas de Valencia así como la Magdalena de Castellón mientras nos preguntábamos si en abril habría Fiestas de Moros y Cristianos en Alcoy. Además comenzaban a darse los primeros casos positivos de Covid-19 en nuestro Departamento de Salud, en esta caso referidos a dos vecinos de Ibi que habían contraído un virus que ya no nos empezaba a ser tan desconocido. También la Conselleria de Educación decretaba la suspensión de las clases de forma indefinida en la Comunitat Valenciana a partir del lunes 16 de marzo y los templos pasaban a ofrecer las misas por Internet o los medios de comunicación.

Por la tarde el Ayuntamiento de Alcoy comunicó la suspensión de toda la actividad cultural y festiva en la ciudad como medida de contención del Coronavirus, una acción que se repetiría también en cada municipio de l’Alcoià y el Comtat. Había nerviosismo por la incertidumbre que generaba la situación mientras que los supermercados comenzaron a vaciarse por el temor de muchos ciudadanos a quedarse sin provisiones.

Entrábamos así en una nueva etapa de nuestras vidas en la que apenas imaginábamos todo lo que nos iba a suceder durante las semanas siguientes. Era la antesala al decreto del Estado de Alarma por parte del Gobierno Central que nos llevaría a estar más de dos meses confinados en nuestras casas para frenar la primera ola de la pandemia.