La Aparición culmina las Fiestas del renacimiento

Las Fiestas de Moros y Cristianos del 2022 son ya historia. Tras dos años de larga espera, debido a la situación generada por la pandemia, la ciudad ha podido por fin celebrar los festejos en honor a San Jorge con la misma normalidad que lo hacía hasta 2019.

Al anochecer de este 24 de abril ha tenido lugar el emotivo acto de la Aparición de Sant Jordiet sobre las almenas del Castillo. El hecho recuerda lo ocurrido en 1276 cuando las tropas árabes, encabezadas por el caudillo Al-Azraq, asediaron la ciudad y las fuerzas cristianas consiguieron hacerle frente gracias a la milagrosa intercesión de San Jorge Mártir. De esta forma el pequeño Fernando Rius Mestre ha aparecido montado en su caballo blanco sobre la fortaleza lanzando más de 20.000 flechas para despedir una trilogía que hará historia. Las campanas de Santa María han volteado sin cesar mientras una nube de humo envolvía a Fer en el trayecto que hay entre la torre y el resto del Castillo de Fiestas. De fondo ha vuelto a sonar el Himno de Fiestas, por dos veces, coreado con fuerza por todos los presentes.

Tras la Aparición, se ha disparado un impresionante castillo de fuegos artificiales desde la Parroquia de Santa María y la parte trasera de la misma. Por último ‘Els Soparets’ ponen fin a unas Fiestas que volverán a renacer el 9 de abril de 2023; fecha en la celebraremos con alegría que La Gloria pregona de nuevo la llegada de la trilogía.

 

Los Cristianos recuperan las tierras de Alcoy

Las fuerzas cristianas han regresado esta tarde a la Villa de Alcoy para recuperar la misma tras el asedio y la victoria por parte de las tropas de la media luna. A las 16:30h, puntual, el emisario de los de la cruz han llegado a la Plaza portando el documento escrito en el que instaba a los moros a la rendición. Las huestes mahometanas han rechazado la propuesta y de nuevo el jinete ha emprendido una veloz carrera, en el acto de la Estafeta, para dar cuenta a los suyos de lo que acaba de suceder.

Seguidamente ha arrancado la Embajada Cristiana, una lucha dialéctica que ha sido advertida con el sonido de los clarines así como los tambores. A continuación Ricard Sanz, el Embajador, ha iniciado su intervención exponiendo los motivos por los cuales los moros debían de entregarle esta Villa situada a los pies de la Serra de Mariola. Tampoco ha habido acuerdo y las palabras han dado paso a las armas iniciándose una atronadora batalla de arcabucería que, una vez más, se ha oido por cada rincón de la capital de l’Alcoià. Con el sonido de los truenos de fondo, la guerra se derrimirá a través del choque de espadas y sables entre los cargos festeros de este año así como los principales personajes de la Fiesta. Después, en lo alto del Castillo, volverá a ondear el emblema de la cruz. Indicar que Ricard Sanz se ha despedido de forma emotiva del cargo de Embajador Cristiano y lo ha hecho rindiendo homenaje a todos aquellos que nos han dejado a causa de la pandemia. Nada más finalizar su intervención, ha bajado del caballo, se ha retirado el casco y ha subido por la calle San Nicolás a pie llevando en sus manos al corcel.

Las Fiestas de Moros y Cristianos terminarán al atardecer con el traslado de la imagen pequeña de San Jorge a la iglesia del patrón. Después, sobre la 09:30h, se efectuará la Aparición del Sant Jordiet en lo alto del castillo.

 

Las tropas moras toman la Villa de Alcoy

A las 10:00h de la mañana las tropas moras han tomado Alcoy dispuestas a conquistar la ciudad. El Estafeta, de la Filà Cordón, ha sido quien ha trasladado al castillo el pergamino en el que figuraba la petición para lo cristianos le entregaran la fortaleza. Un no rotundo de los guerreros de Jaume I, con la rotura de la misiva en mil pedazos, ha dado paso a una veloz carrera del jinete para advertir a los suyos de que no había sido posible la entrega de la Villa.

A continuación, clarines y trompeteros han advertido de que pisaba La Bandeja el Embajador Moro. Este último, encarnado por Óscar Martínez que se estrenaba por primera vez en el cargo, ha tratado de convencer al Capitán Cristiano y sus tropas de que había llegado el momento de entregarle la tan ansiada plaza. El Embajador Cristiano, Ricard Sanz, ha defendido las murallas alcoyanas desde el Castillo pero finalmente no ha habido acuerdo y el diálogo ha dado paso a las armas. Primero una estruendosa batalla de arcabucería, que se ha sentido desde toda la ciudad, y segundo la lucha cuerpo a cuerpo entre los cargos festeros que ha finalizado con la victoria de las huestes de la media luna. El triunfo se ha materializado con el izado de la bandera en lo alto del mismo castillo.

Esta tarde serán los cristianos los que regresarán a Alcoy para reconquistar las tierras que baña el Serpis. Será a partir de las 16:30h con la Estafeta así como la posterior Embajada de los de la cruz. Después tendrá lugar el acto de Acción de Gracias tras el retorno de la imagen infante de San Jorge desde la Parroquia de Santa María a la iglesia titular del patrón.

Solemne homenaje al patrón San Jorge

La Procesión General en honor a San Jorge ha centrado todas las miradas en el atardecer de este sábado 23 de abril. A las 19:30h ha partido el acto desde las inmediaciones del Casal y los heraldos de la ciudad han sido quienes han abierto una comitiva a la que le han seguido numerosos festeros así como devotos del patrón portando cirios.

Tras ellos las Filaes han tomado parte en la Procesión y las primeras en hacerlo han sido las del bando moro: Llana, Judíos, Domingo Miques, Chano, Verdes, Magenta, Mudéjares, Abencerrajes, Marrakesch, Realistas, Berberiscos y Benimerines. Después han llegado los cristianos con el paso de los Andaluces, Asturianos, Cides, Labradores, Guzmanes, Vascos, Mozárabes, Almogávares, Navarros, Tomasinas, Alcodianos y Aragoneses.

De nuevo los cargos, y sus boatos, han tenido un papel central en el desfile procesional. A lo largo del trayecto se han podido escuchar, una vez más, grandes ovaciones al paso de Rafael Tortosa (Capitán Moro de la Filà Cordón), Alfonso Moreno (Capitán Cristiano de la Filà Muntanyesos), Rafael Aracil (Alférez Moro de la Filà Ligeros) y Chimo Brotóns (Alférez Cristiano de los Cruzados). Los aplausos no han cesado puesto que tras ellos llegada Fernando Rius Mestre, el Sant Jordiet 2020-2022, arropado por toda su familia.

La imagen ecuestre de San Jorge, arrastrada por bueyes, ha vuelto a recorrer Alcoy tres años después de la última vez que lo hizo el 5 de mayo de 2019. Los vítores y las aclamaciones de ‘Visca Sant Jordi !’ se han repetido al paso del patrón y su Reliquia antes de que ambas regresaran al templo donde son veneradas a lo largo de todo el año. El clero, encabezado por el Vicario de San Jorge Don José Luís Llopis, ha cerrado la representación religiosa mientras que en la institucional ha estado al frente el alcalde; Antonio Francés.

El tañido incesante de las campanas de San Jorge ha recibido al patrón a la llegada a su iglesia mientras las luces de bengalas iluminaban la noche alcoyana del 23 de abril. Un estruendoso castillo de fuegos artificiales ha advertido a toda la ciudad que Sant Jordi ya está de nuevo en la que es su casa, un templo que el pasado 2021 cumplió 100 años.

Una gran ovación para el Sant Jordiet más esperado

Alcoy continua celebrando la jornada central de las Fiestas de Moros y Cristianos en este 23 de abril. Tras la Segunda Diana, el ritual del día del patrón ha continuado con la matinal Procesión de la Reliquia que ha partido a las 11:00h de la mañana desde la misma iglesia de San Jorge.

Los heraldos de la ciudad han abierto la comitiva y han dado paso a los cargos festeros. El primero en iniciar el trayecto ha sido Rafael Tortosa, Capitán Moro de la Filà Cordón, y tras él han estado representadas todas las Filaes del bando de la media luna con los guiones de las mismas. Finalmente Rafael Aracil, Alférez Moro de los Ligeros, ha cerrado el paso de las fuerzas mahometanas a su paso por las calles del Centro de la ciudad. Después han llegado los cristianos con Alfonso Moreno, Capitán de la Filà Muntanyesos al frente, anticipando a los guiones del resto de formaciones de tropas de la cruz. Por último Chimo Brotóns, Alférez Cristiano de la Filà Cruzados, ha puesto fin a esta parte inicial de la Procesión.

Todas las miradas se han centrado después en el Sant Jordiet, Fernando Rius Mestre, el cual ha estado arropado por sus padres y hermana. El pequeño Fer ha lucido un traje diseñado por Santi Carbonell y Víctor Ferrer en el que no faltaban las alusiones a la Filà Chano, formación de la que es miembro. El Sant Jordiet también ha recibido numerosos aplausos y especialmente emotivo ha sido el trayecto de la calle San Lorenzo donde la Filà Benimerines ha lanzado gran cantidad de claveles en homenaje a la encarnación infante de nuestro patrón.

La parte final de la Procesión ha estado reservada para el paso de la Reliquia, portada por los maceros, la representación clerical, la Asamblea General de la Asociación de San Jorge y la Corporación Municipal con el alcalde; Antonio Francés, al frente. Este acto ha finalizado en el templo de Santa María donde el volteo incesante de las campanas ha recibido a la Reliquia de San Jorge antes de dar paso a la Misa Mayor, oficiada este año por Monseñor Javier Salinas (Obispo Auxiliar de Valencia). A mediodía se disparará una ‘mascletà’ en la Plaza de España.

Desde el Castillo de Benicadell a las tierras de Alcoy

La Filà Ligeros tiene en Rafael Aracil el máximo representante de este año de cargo. En su boato, el Alférez Moro plasma en la calle una historia en la que él ejerce de guardián del Castillo de Benicadell junto a su hijo que asumirá el papel de Al Karim.

El propio Alférez está acompañado por toda la familia en el momento de hacer su entrada triunfal a la ciudad de Alcoy. La Banda de Beniarrés le aporta la parte musical haciendo sonar la pieza ‘Any d’Alferes’ de Amando Blanquer Ponsoda mientras que Jordi Sellés, autor del cartel, ha sido quien ha diseñado la vestimenta del cargo.

La Escuadra Especial, ideada por Juan Climent, cierra este espectacular boato con la música que interpreta l’Associació Musical l’Avanç del Campello. Interpretan piezas como ‘Ana María’ y ‘Xabat’ de Saül Gómez i Soler.

La Llana impacta con su Escuadra del Mig

La Filà Llana es la que marca el ecuador de la Entrada Mora este año debido a que ostenta el cargo de la Escuadra del Mig. El momento de arrancar en lo alto del Partidor ha sido muy ovacionado por parte del público presente en el desfile cuando ya la enramada de Fiestas lucía encendida con todo su esplendor.

El diseñador Juan Climent es quien se ha encargado de diseñar los trajes de una Escuadra en la que predominan los colores verdes, amarillos y blancos sin dejar de lado los metales o las pieles. La SIM de Alfafara, junto al Grup de Dolçainers i Tabals Barxell d’Alcoi. interpreta ‘Jamalaham’, de José Ferrándiz, y ‘Al Basara’ de José María Valls Satorres.

El Capitán Moro despliega toda su fuerza en Alcoy

A las cinco de la tarde ha comenzado la Entrada de las tropas moras desde lo alto del Partidor dando paso a la Filà Cordón, formación que ostenta este año la capitanía después de no haber podido salir a la calle en 2020. Rafael Tortosa, festero desde hace más de cincuenta años de esta Filà, es quien ostenta la máxima representación del bando de la media luna.

Rafael Tortosa está acompañado en la Entrada de toda su familia e incluso su mujer se ha sumado al cargo. En el boato, en el que participan más de 1.600 personas, ha querido representar el regreso del caudillo Al-Azraq a Alcoy, tras un largo periplo de batallas, e incluso hay un recuerdo especial a la figura de San Jorge Mártir de la que Tortosa es ferviente devoto. La confección de los trajes de la familia es obra de el Molinar y los diseños han sido creados por Juan Climent. Una marcha mora que lleva su nombre, creada por Santiago Climent, le acompaña en el desfile interpretada por la Societat Musical Mestre Orts de Gaianes.

Una impresionante Escuadra Especial, diseñada por Jordi Sellés, cierra la Entrada. La música que le acompaña la interpreta La Primitiva de Alcoy haciendo sonar ‘Sakasik’ de Saúl Gómez i Soler.

Un Alférez con historia cierra la Entrada de las tropas de la cruz

La Filà Cruzados es la encargada este año de despedir la entrada de la tropas de la cruz con su cargo de Alférez Cristiano. Esta responsabilidad la asume Joaquín Brotóns y lo hace arropado de toda su familia.

En el boato, el Alférez se ha centrado en una historia que tiene como hilo conductor el personaje imaginario de Joam formado a partir de las iniciales de Joaquín y Amparo. Ellos son, precisamente, el propio Alférez y su esposa; Amparo Blasco. mientras que el citado personaje hace referencia a un infante que viaja a Tierra Santa en busca del cáliz.  El propio Alférez  ha confiado en José Moiña la creación así como la confección de sus diseños mientras que el compositor José Rafael Pascual Vilaplana le ha creado la música a partir de la marcha denominada IOAM. El hijo de Chimo y sus dos sobrinas han tenido también un papel destacado en el cargo al igual que Mossén Torregrosa, papel que ha encarnado Víctor Hugo Ribes.

La impactante Escuadra Especial, ideada por Antonio Aracil, ha despedido el paso del Alférez a los sones de la A.M de Agullent. La banda está haciendo sonar la composición ‘Barranc del Sinc’ del composito alcoyano Rafael Mullor Grau.

El ecuador de la Entrada Cristiana llega con los Labradores

La Entrada de las tropas cristianas ha llegado ya a su ecuador con el paso de la Filà Labradores, formación que ostenta este año la Escuadra del Mig. Los componentes de la misma han recibido gran cantidad de aplausos desde el momento de la ‘arrancà’ en lo alto del Partidor así como también a su paso por la Plaza de España.

Los también llamados cariñosamente como ‘Els Maseros’ han escogido un original diseño del desaparecido Raül Botella para desempeñar un cargo que llevan más de dos años esperando. La firma contestana Ropería Chimo ha sido la encargada de confeccionar el traje mientras que la Unió Musical d’Alcoi, junto a la Xafigà de Muro, les está acompañando a su paso por las calles del Centro de la ciudad. Las piezas que suenan para acompañarles son dos clásicos de la música festera ‘Tabal i Saragüell’ de Mario Roig Vila y ‘L’Altet dels Canons’ de José Rafael Pascual Vilaplana.

Esta Escuadra del Mig será recordada por mantener la estética masera pero sin dejar de lado el corte guerrero de las vestimentas. Todo ello en una clara referencia a los hombres de los antiguos campos de Alcoy que dejan sus tareas cotidianas para ir a la batalla en defensa de la Villa situada en el valle del Serpis.