El que talla el bacallà

Artículo de opinión de Quico Cantó, edil del PP en Alcoy 

Hay una frase popular que resulta definitiva para describir al actual alcalde de Alcoy: el que talla el bacallà. Su proceder con la peatonalización del Centro está siendo toda una demostración de poder. “¡Aquí mando yo! ¿Pasa algo?”.

El comercio local, como en todo el mundo, lleva sufriendo un año de restricciones. Ahora que se intuye una débil luz al final del túnel en el que estamos, se encuentran con un problema añadido: la prohibición del tráfico rodado por sus calles. Muchos de ellos tan solo suplican que esta medida se aplace, que se posponga hasta el momento en que retomen su actividad comercial habitual sin más impedimentos.

Ni su economía, ni su estabilidad emocional está para más sobresaltos. Pero por desgracia no ha podido ser. El que ostenta el poder municipal no lo ha creído oportuno; los problemas que su acción generará a los comercios del Centro no se van a interponer en su camino, ya se adaptarán si pueden… Él quiere peatonalizar y no hay más que hablar.

Muchos de ellos comentan en privado su pánico a expresar una opinión contraria por temor a represalias desde la Plaza de España, 1. Seguro que son sospechas infundadas, pero existen y sólo por ello el señor alcalde debería recapacitar sobre su modo de gobernar la ciudad.

No han sido pocos los vecinos que han presentado alegaciones a esta peatonalización. El gobierno socialista local las ha rechazado todas y les anuncia displicentemente que, aunque no tiene ninguna obligación de contestarles, lo hará. ¡Cuán magnánimo se muestra el primer edil! Al tiempo, acusa al PP de votar en contra de semejante desbarajuste influenciado por las quejas de los vecinos.

¿De verdad no cree que sea una obligación de los gestores municipales, escuchar y hacer caso de las demandas vecinales? ¿Tan endiosado está? ¿Una década en el poder le ha hecho creerse el amo y señor de Alcoy? Debe ser por eso que viera normal ponerse a salvo en su segunda residencia cuando el virus nos atacaba con más virulencia. Nadie en su equipo de gobierno se atrevió a recordarle que no está por encima del bien y del mal. “Memento mori, recuerda la muerte, recuerda que eres un hombre”, le susurraba al oído un siervo a los emperadores romanos para que durante las grandes celebraciones no sucumbieran a la soberbia … para que no se subiera a la parra, diríamos ahora más prosaicamente.

¿Es la arrogancia de la tercera legislatura la causante de este comportamiento o el cálculo electoral del que lleva demasiado tiempo en política?

Precipitar esta polémica decisión choca con la displicencia (cuando no pachorra) a la hora de resolver asuntos enquistados desde hace años, como la construcción de la rotonda norte. ¿A qué intereses sirve? Para la ciudadanía la prioridad es justo la contraria, pero los que llevan toda la vida en política huyen de las controversias durante las campañas electorales.

Antonio Francés improvisa una peatonalización exprés, sin atender los intereses de vecinos y comerciantes y se apresta a construir en la manzana de Rodes un gigantesco complejo sin tener claro el uso que se le dará. En el pasado pleno ya anunció que el contenido de dicho edificio aún puede cambiar de aquí a su inauguración.

¿Son, estos, proyectos estudiados detenidamente para ser referentes en el futuro de Alcoy o por el contrario se quiere usar el dinero que ha de venir a paliar las consecuencias de la crisis para satisfacer el ego de quien se sabe al final de su mandato y como tantos otros antes pretende legarnos la obra pomposa y grandilocuente de turno?

Vecinos, comerciantes, entidades locales, los partidos de la oposición… Nadie consigue hacer entrar en razón a Antonio Francés. Él manda, los demás obedecemos. No existe el margen para los acuerdos, no cede ni un ápice en su intención. Siempre que puede se encarga de dejar claro quien está al mando. Porque todos tenemos claro que en el Ayuntamiento de Alcoy es el señor alcalde el que talla el bacallà… ¿no?.

El decàleg del bon peatonalitzador

Article d’opinió de Pablo González, regidor de Guanyar Alcoi

Des de Guanyar Alcoi volem que s’augmente l’espai per a vianants i es reduïsca el dels cotxes al màxim nombre de carrers, i no només al Centre. Perquè el protagonista de la ciutat ha de ser el ciutadà no l’automòbil. Però sobretot volem que les coses es facen bé, perquè també sabem que una bona idea que es duu a la pràctica amb desídia i autoritarisme es convertirà en un problema.

Ara que s’han posat en marxa les zones amb preferència per a vianants del Centre fa goig veure a la gent xarrant enmig del carrer, sí. Però ni tot és bonico i preciós ni està tot fet ja. Intente resumir-vos en 10 apunts o idees coses bones, coses millorables i coses que encara queden per a fer.

3 beneficis per al conjunt de la població:

– Aconseguim millores socials: reduint l’ús del cotxe el transport és més equitatiu, els carrers són més segurs, menuts i majors es poden moure amb més confiança i menys pors. L’espai que li guanyem al cotxe es pot destinar a augmentar l’espai públic i es promou la participació i convivència entre veïns i veïnes revitalitzant així la comunitat.

– Aconseguim també millores mediambientals i de salut: es reduïxen les molèsties per soroll i tenim un aire més net, el que fa que junt amb l’increment de l’activitat física millore la salut.

– I si ho mirem des del punt de vista econòmic també hi ha millores: amb més gent als carrers, el comerç augmenta les seues vendes. El valor de les propietats augmenta a les zones més caminables. A més, una comunitat saludable genera estalvis en qüestió de salut.

3 coses que podrien haver-se fet millor:

– Ha faltat coherència i planificació: trobe que la peatonalització del centre és com una actuació desconnectada que no ve donada per una planificació de quina ciutat es vol. No es té una estratègia amb objectius ambiciosos i actuacions valentes que plantege una reducció de l’ús del cotxe a tota la ciutat, que no només moga tràfic d’un lloc a altre traslladant els perjudicis a altres carrers.

– Ha faltat molta participació prèvia: quan es vol canviar un model tan arrelat com el del cotxe s’ha d’escoltar i informar molt bé a la ciutadania, en especial als residents, comerciants i hostalers, sense menysprear-los i adaptant-se a les seues necessitats, que no als gustos. A l’hora de fer canvis sempre és millor convéncer que no imposar. I això s’aconseguix informant i debatent amb temps, no es pot fer amb presses.

– Han faltat missatges per a desincentivar l’ús del cotxe: Totes les mesures plantejades i publicitades a xarxes s’han centrat a explicar per on s’ha d’anar ara en cotxe, els canvis per a millorar el trànsit en cotxe al Centre i com es facilitarà l’aparcament al centre. La campanya es diu “el Centre a un pas” però es parla majoritàriament de com anar en cotxe i quan es parla del transport públic és per a dir que no canviarà i continuarà igual.

3 coses que queden per a fer:

– Volem menys cotxes als nostres carrers, però algunes persones que hi viuen encara el necessiten i hem de donar-los una solució. Es poden habilitar zones d’aparcament amb preferència per als residents i crear aparcaments dissuasius fora del centre ben comunicats amb altres mitjans.

– L’espai guanyat als cotxes ha de ser per als vianants i no s’ha de privatitzar però tampoc es pot quedar buit sense ús. Els espais s’han d’adequar amb mobiliari públic, zones verdes, arbrat i dinamitzar amb activitats.

– S’han d’afavorir les alternatives al cotxe: el transport públic s’ha de millorar fent-lo més eficient, adaptat a les necessitats de la població perquè no siga només útil per als que no tenen cotxe. A més s’ha de facilitar l’ús de vehicles alternatius com la bicicleta, amb més aparcaments, vies ciclistes interconnectades amb recorreguts útils o creant un servei públic de lloguer. Recordeu que anar a peu també pot ser una alternativa ben sana.

1 cosa que no se’ns pot oblidar:

– La peatonalització hauria de tindre com a objectiu fonamental fer els espais més habitables, s’ha de pensar tant en els que viuen com en els que poden vindre a viure al barri. En el cas del centre s’ha de treballar per a fer el centre més habitable, amb més inversió pública per a rehabilitació i per a aconseguir que visca més gent, perquè només així podrem revitalitzar el centre.

Sé que podeu pensar que almenys el PSOE ha fet alguna cosa. I teniu raó. Però imagineu si a més de tallar carrers, haguera peatonalitzat bé, perquè peatonalitzar és alguna cosa més que tallar carrers. No crec que ens haguem de conformar només amb que les coses es facen, encara que malament.

I bé, nosaltres totes estes mesures ja les hem plantejat al govern del PSOE, ara falta que, si esteu d’acord, les reivindiqueu perquè puguem recuperar els carrers d’Alcoi per a les persones.

Trabajadoras sociales: agentes del cambio

Artículo de Carlos Mazón, Presidente de la Diputación de Alicante

A muy temprana edad empecé a sentir admiración por aquellas personas que dedicaban su vida a profesiones vocacionales. Policías, bomberos, militares, maestros, médicos, artistas requieren de una gran dosis de aptitud y disposición en sus tareas diarias. Pero hay una ocupación a veces más silenciada, menos visible y, sin lugar a duda, no tan reconocida, que plantea una abnegada e inquebrantable entrega a la sociedad, a todos los ciudadanos en general, pero en especial a aquellos más vulnerables que precisan de apoyo, orientación y asistencia.

Este colectivo, y permitidme la licencia de hablar a partir de ahora en femenino, dado que el noventa por ciento de las personas que desempeñan esta profesión en nuestra provincia son mujeres, tiene un perfil muy definido. Son incansables. Perfeccionistas en su trabajo. Constantes, tenaces, resolutivas. Dan lo mejor de sí mismas en cada una de sus rutinas y arañan horas al reloj, porque su dedicación es incondicional. Completamente vocacional.

Se han convertido con los años en agentes del cambio y de la estabilidad social, en intervencionistas en busca de un mundo más justo, igualitario, equilibrado y desarrollado. En promotoras de acciones integradoras. En analistas de los procesos transformadores, estructurales y generales, y en planificadoras de técnicas de adaptación y convergencia hacia ellos.

Hablo de las trabajadoras sociales, el corazón y la argamasa que une toda la actividad que desarrollan los departamentos de políticas sociales de nuestros ayuntamientos, los distintos colectivos y asociaciones de nuestra provincia, las ONG’s locales o comarcales y también organismos como Cruz Roja o Cáritas, así como cientos de entidades privadas. Sin ellas, sin las trabajadoras sociales, toda la acción que emana de administraciones y organizaciones no tendría el efecto balsámico y regenerador que provoca en miles de ciudadanos.

Son auténticas heroínas, aunque ellas consideren, y hacen bien, que los verdaderos héroes son las personas a las que ayudan, cada una con su problemática, su historia, sus ganas de avanzar, su voluntad de superación.

Durante el pasado mes de marzo he tenido la enorme fortuna de poder reunirme con decenas de asociaciones de nuestra provincia cuya razón de ser se centra en procurar el bienestar de distintos colectivos y de optimizar su calidad de vida. La Agenda Social que hemos puesto en marcha desde la Diputación de Alicante me ha permitido conocer con proximidad la realidad que nos envuelve, pero también me ha acercado el encomiable cometido que llevan a cabo las trabajadoras y los trabajadores sociales en la defensa, cuidado y atención de los usuarios, favoreciendo su desarrollo, transformación y fortalecimiento, tanto a nivel individual como colectivo.

En esta pandemia hemos comprendido cuán importante es la unidad de grupo, la solidaridad y la cohesión entre administraciones. Hemos entendido que el miedo y la incertidumbre nos paralizan, pero que juntos somos capaces de superar cualquier obstáculo. La provincia de Alicante es una sociedad colaborativa que entreteje lazos emocionales difíciles de romper, que tiende puentes de altruismo con una base firme e imperecedera, que abre sus brazos al prójimo para aliviar su carga o su dolor. Los seres humanos no somos lógicos, sino psicológicos. No actuamos bajo el prisma de la racionalidad, sino de la emotividad, de los impulsos afectivos, de aquello que es invisible a los ojos pero que nos conecta de manera irremediable con otra persona.

Las trabajadoras sociales son esas figuras que representan la fuerza del apego, la empatía y la sensibilidad, que buscan no solo la armonía en las relaciones humanas y su consolidación, sino también la interactuación desde la responsabilidad, la simbiosis y la ponderación.

Me gustaría, en este punto, destacar el importante trabajo que desarrolla la Diputación de Alicante en materia social, a través de los departamentos de Servicios Sociales e Igualdad, Voluntariado y Cooperación, Doctor Esquerdo e Instituto de la Familia y Hogar Provincial. Este año, con un presupuesto cercano a los 37 millones de euros, no solo financiamos los servicios sociales de atención primaria de ayuntamientos y mancomunidades, sino que fomentamos programas propios que alcanzan el ámbito municipal y el del tejido asociativo provincial. Mi agradecimiento a los diputados responsables de estas áreas, quienes, al frente de un nutrido grupo de técnicos, contribuyen a desarrollar políticas inclusivas y de cooperatividad ciudadana.

Visibilizar y reconocer esta profesión es una obligación que tenemos quienes ostentamos cargos públicos. Con la llegada del Covid-19 a nuestras vidas hemos asimilado lo importantes e imprescindibles que son ciertas profesiones para la humanidad. Y entre ellas destaca la de trabajadora social. Porque esta crisis no es solo sanitaria, también lo es social. Porque esta crisis nos ha obligado a cuidar nuestra salud física, pero también la mental.

Les debemos este homenaje. Les debemos este aplauso colectivo, pero, sobre todo, les debemos el hecho de seguir visibilizando su trabajo y apuntalando sus cimientos laborales, porque no están solas, tienen todo el respaldo de los ciudadanos y el sustento de la Diputación de Alicante.  El cambio social está en marcha y lo pilotan las trabajadoras sociales, pero esa transformación nos implica e incumbe a todos.

Os agradezco vuestro inconmensurable esfuerzo. La provincia de Alicante se siente muy orgullosa de vosotras.

¡Gracias!

Diez años no es nada

Artículo de Quique Ruiz, Portavoz del PP en Alcoy

Alcoy ha aprobado solicitar la cesión gratuita de la antigua carretera nacional 340 a su paso por la ciudad. Como principal partido de la oposición hemos dado el apoyo por entender que la ciudad se beneficia de la operación: era una exigencia del ministerio para construir la rotonda de acceso al polígono de Cotes Baixes y, además, concede autonomía al Ayuntamiento para gestionar el tramo. Ese apoyo no impide una crítica contundente al retraso de diez años con el que llega este acuerdo. La cesión debería haber quedado cerrada en 2011, cuando finalizó la construcción de la Autovía Central. Y debería haber llegado acompañada de una compensación económica. Ni una cosa ni la otra sucedieron, pese a que el alcalde llegó a apalabrarlo con el ministerio antes incluso de acceder al cargo. Parece que luego se olvidó.

La cesión de la carretera es un claro ejemplo de la desidia del Gobierno de Alcoy, del PSOE, insolvente durante 10 años para dar solución a los problemas de la ciudad. Como si no fuera cosa suya. Como si no fuera con ellos. El resultado es una paralización con serias consecuencias en todos los ámbitos. No hay más que verlo. Ni el alcalde ni sus concejales se despeinan al constatar que en una década han sido incapaces de sacar adelante el Plan General. Vistos los numerosos informes contrarios que va acumulando ese documento, no se antoja una fácil y rápida solución. Eso sin contar que aún no ha comenzado a tramitarse la segunda parte: el plan pormenorizado. Aunque parezca no importarles, la realidad es que cualquier desarrollo de la ciudad sigue bloqueado.

No le cae la cara de vergüenza al PSOE por mantener sin resolver los grandes contratos de la ciudad: el de abastecimiento de agua y el de transporte público. Ambos contratos están caducados y, pese a la insistencia de la oposición, el Gobierno no ofrece solución. ¿Cuál es el resultado? Un servicio tan obsoleto como el precio que pagan los alcoyanos, lo que resulta absolutamente intolerable. Nadie explica por qué el PSOE renuncia a ofrecer un servicio moderno, eficaz y eficiente a menor coste para los alcoyanos.

Diez años dan para que los vecinos acaben por tomarse a broma cada una de las ocurrencias que el PSOE ha tenido sobre la manzana de Rodes. Proyectos, maquetas y viajes a Suecia en busca de inspiración luego no aplicada han marcado la gestión de lo que parece un faraónico proyecto de arquitectura pero vacío de contenido. Rodes nace obsoleto. Llega tarde, como todo lo que hace el PSOE. Es una temeridad invertir 11 millones de euros para ofrecer espacios al sector digital y tecnológico, que precisamente ha hecho del teletrabajo su principal factor competitivo en el nuevo mundo generado por la pandemia. No parece que sea una opción digna de la inteligencia de una ciudad smart, capaz de desperdiciar 1,2 millones en la reforma de Entenza mientras el Centro se cae en pedazos.

El PSOE se muestra también incapaz de atacar problemas pendientes, heredados de anteriores gobiernos. Ahí está La Rosaleda o la urbanización de Serelles. En el primer caso sigue prolongando posibles soluciones: en diez años ni siquiera tiene un proyecto definido. En el segundo, incrementa todavía más el conflicto al tratar de adjudicar una obra de forma irregular, como es el puente que debe dar acceso a la urbanización inacabada.

Es evidente que el PSOE está empeñado en no cerrar las herencias de anteriores gobiernos. Está convencido de que no cerrarlos es una forma de castigar al PP. Olvida, no obstante, que a quien realmente está castigando es al conjunto de la ciudad. Si llevas diez años gobernando y no eres capaz de resolver los problemas, esos problemas son tuyos. En resumen: o aportas o te apartas.

Lo mismo se puede decir del bulevar. Lo único que ha hecho el PSOE en diez años es cambiarle el nombre. Ahora es la vía. Está claro que para el PSOE diez años no es nada. Nada. Eso es, a este paso, lo que nos va a quedar en la ciudad. Por eso es momento de revolverse ante la apatía de este Gobierno y empezar a exigir responsabilidades por su clamorosa falta de iniciativas, trabajo y gestión.

Es tiempo de ofrecer una alternativa de ilusión, esperanza y compromiso para Alcoy. Una alternativa moderna, innovadora y ambiciosa que, sin complejos, plantee respuestas directas a los retos que preocupan a las personas y encauce el futuro de la ciudad. Una alternativa, en definitiva, que haga buenas las palabras de Theodore Roosevelt (pronunciadas, por cierto, un 23 de abril): un nuevo equipo de personas en el gobierno cuyo “lugar nunca estará entre esas almas pusilánimes y frías que no conocen ni la victoria ni la derrota”.

Baja fidelidad

Artículo de Enique Peidró, Ex-afiliado de Ciudadanos Alcoy 

Estos últimos días, a raíz de la fallida moción de censura en la Comunidad de Murcia, se ha vuelto a poner sobre el tapete el debate acerca del transfuguismo. O una de sus variantes, como es el tercer cambio de partido de Toni Cantó, tras anunciar que se retiraba de la política activa para, apenas un par de días después, incorporarse a la candidatura electoral del Partido Popular madrileño. No han tardado nada en lloverle las críticas, incluso de antiguos compañeros de partido que un par de semanas atrás pertenecían a su propio bando dentro del partido, como es el caso de la diputada en las Cortes Valencianas Mamen Peris, que no ha vacilado en repudiar públicamente a su ex jefe y pedir de manera irónica un premio “Goya” para él por su actuación ante los medios.

Y este es, precisamente, el tema sobre el que quiero reflexionar en este artículo. Se trata de una cuestión interna de los partidos, pero que deriva directamente de lo anteriormente señalado: la “fidelidad” a estos personajes. Líderes mesiánicos aplaudidos por masas ingentes de afiliados, que cuando están al frente del partido y ostentan poder, arrastran una increíble cantidad de aduladores. Todo lo que hacen o dicen es alabado públicamente por estos fieles seguidores,  que les confieren un grado de infalibilidad similar al que el poder divino otorga al Sumo Pontífice. Pero… ¿qué pasa cuando caen en desgracia?

Recuerdo perfectamente los comentarios que un cargo público de nuestra ciudad, muy representativo precisamente de ese partido, escribió en un chat de afiliados cuando Albert Rivera comunicó su táctica de no apoyar a Pedro Sánchez en su primera investidura, en la que Ciudadanos había conseguido 56 diputados. “Rivera es un político muy inteligente y un gran estratega. ¡Bravo por él y por todos los que le apoyamos”. Ya sabemos cómo terminó la historia. Esa estrategia derivó en unas segundas elecciones, en las que el batacazo del partido le llevó a quedarse con solamente 10 diputados y, al gran estratega, a asumir responsabilidades y abandonar la política.

Rivera dimitió y las alabanzas públicas por parte de esta persona (tanto en sus redes sociales como en canales internos) continuaron. “Es un señor. Su gesto le honra. Un ejemplo a seguir”. Paradójicamente, esa misma persona había causado una debacle del partido en nuestra ciudad, pero no estaba dispuesta a aplicarse los mismos principios éticos que tanto alababa tras la decisión de Rivera. Dejaba claro, así, que lo del ejemplo a seguir era una frase hecha, o que, en el peor de los casos, eran otros los que tenían que seguirlo. Ella, jamás. Incluso llegó a culpar al propio Rivera de los malos resultados obtenidos a nivel local. Poco después llegó Inés Arrimadas y todo eran aplausos y parabienes ante cualquier noticia que tuviera a su nueva deidad como protagonista. ¡Solamente le faltó intentar convencernos de que Inés sudaba colonia! Por supuesto, en esas se mantiene… mientras esta sea la líder del partido, claro, porque, que nadie dude que aplicará con rigor matemático aquella máxima de “a rey muerto, rey puesto”. Y siempre utilizando las redes sociales con total descaro, para que todos puedan ver su talante servil, de mansedumbre y sumisión selectiva ante cualquier figura de autoridad que pueda beneficiarle en su futuro político.

Pero lo más flagrante de todo es la relación establecida en su momento con Toni Cantó. Líder amado y venerado, reverenciado, aplaudido, jaleado y ensalzado a los altares en todos los foros posibles…. ¡y que nadie se atreva a discutirle! Donde iba él a dar un mitin, allí estaba esta persona con sus inseparables gafas de sol a modo de diadema, en primera fila a ser posible para aparecer en la foto y mostrar públicamente su apoyo. Miembro destacado del rebaño de acólitos (tal vez por eso ahora le preocupa tanto por dónde son enterrados los animales), juró fidelidad eterna a “su” candidato… hasta que este sorprendió a todos dando un portazo y dejando huérfanos a esa muchedumbre que, atónitos, no se atrevían más que a aplaudir su decisión, quizá llevados por la inercia de tantos años.

¿Es una actitud despreciable? Posiblemente para la mayoría de nosotros, lo sea. Pero lo cierto es que los partidos políticos funcionan así. Oye, mira, calla… y aplaude. Se nutren de pelotas indisimulados, de trepas que no tienen ninguna vergüenza ni pudor en mostrar sus preferencias y en captar nuevos adeptos a su causa. Es su filosofía. En este caso concreto, a esta persona no le ha ido nada mal: su ferviente e inquebrantable fe, junto a ese peloteo incesante e incansable, le valió para encabezar la lista de unas elecciones municipales y seguir viviendo durante, al menos, cuatro años más del erario público.

Porque ahora que el rumbo del barco ha cambiado, que el capitán de la embarcación ha decidido ejercer como segundo de a bordo en un barco más grande, se impone el mutismo. De momento. Hasta que otros miembros destacados del rebaño decidan balar en contra de su antiguo pastor. En ese momento, esta persona también balará, más fuerte que nadie, para que se la oiga y para que el nuevo guía sepa que puede contar con ella para lo que haga falta. Una vez más, jurará fidelidad a su nuevo y prometedor líder. Pero ya sabemos qué tipo de fidelidad es esa. Una fidelidad condicionada, temporal e interesada. Lo que se conoce como baja fidelidad.

17A/2021. III MOVILIZACIÓN ESTATAL PENSIONISTA: LA POBREZA MATA

Artículo de la Coordinadora de Pensionistes de l’Alcoià i Comtat

Pensiones públicas dignas, NO a los planes de empresa.

Tres años después de la salida a la calle del movimiento pensionista, se han conseguido avances como fruto de la movilización, y ese debe ser el camino a seguir, porque las recomendaciones del Pacto de Toledo aprobadas auguran un empeoramiento importante de la situación de las y los pensionistas actuales y futuros.

Las pensiones de pobreza matan, por eso es prioritaria nuestra reivindicación de establecer pensiones mínimas igual al salario mínimo, como marca la Carta Social Europea, así como para eliminar la brecha de género.

Y a los futuros pensionistas, ¿qué devenir les espera?

El Pacto de Toledo reafirma la privatización de las pensiones por medio de los planes de pensiones de empresa, que detraerán dinero público de la Seguridad Social y disminuirán los ingresos de las cotizaciones, para traspasarlo a los bancos como gestores de nuestra jubilación.

De imponerse las recomendaciones del Pacto de Toledo, abandonaríamos el sistema actual, basado en el reparto solidario entre generaciones y comunidades, y sería la antesala de la mochila austriaca: “tanto tienes, tanto vales”. Una Seguridad Social cada vez más pobre no sería capaz de cumplir con los compromisos sociales básicos que obliga la Unión Europea.
Esto se suma a los recortes impuestos por las reformas de las pensiones de 2011 y 2013, pero si a todo esto le añadimos el paro y la precariedad que trajeron las reformas laborales de 2010 y 2012, las nuevas generaciones de nuestros hijos y nietos estarán condenadas a un futuro incierto, y unas pensiones aún más míseras que las actuales.

La lucha es el único camino

El poder financiero presiona a través de los “agentes sociales” (patronal y sindicatos afines)  para rebajar la cuantía de las pensiones públicas, y promover los planes privados de empresa, y para parar esos planes se necesita la movilización de todos y todas.

La paralización social impuesta por la pandemia está siendo aprovechada para perpetrar nuevos recortes. Pero solo desde la calle podremos cambiar este rumbo que pretenden trazarnos, defendiendo unas pensiones públicas dignas y suficientes, para hoy y para mañana.

Por ello, este día 17 de abril queremos poner de relieve algunas de las principales demandas de nuestra Tabla Reivindicativa, dirigiéndonos a las y los pensionistas actuales y futuros, para decirles que sin lucha no hay futuro.

Las pensiones no es un asunto sólo de gente mayor: sobre todo interesa a las y los pensionistas del futuro. Jóvenes y mayores debemos trabajar con unidad “la que nos hace fuertes en la lucha”, para defender el Sistema Público de Pensiones, y decir alto y claro:
PENSIONES MÍNIMAS IGUALES AL SALARIO MÍNIMO INTERPROFESIONAL, y éste igual al 60% del Salario Medio, según la Carta Social Europea. PORQUE LA POBREZA MATA, ni pensiones de miseria, ni brecha de género.

  NO A LA PRIVATIZACIÓN DE LAS PENSIONES: NI PLANES DE EMPRESA, ni el resto de recomendaciones del “pacto de Toledo”.

  DEROGACIÓN DE LAS REFORMAS LABORALES DEL 2010 Y 2012, Y DE LAS PENSIONES DEL 2011 Y 2013, y subida del SMI. Trabajo digno y pensiones dignas.

17 de abril de 2021
MOVIMIENTO ESTATAL PENSIONISTA

No traure’s la mà del carabassí

Artículo de opinión de Kiko Cantó, Edil del PP  en el Ayuntamiento de Alcoy

La frase hecha No traure’s la mà del carabassí ya existía antes de que Alcoy comenzase a padecer el Gobierno de Antonio Francés, aunque pueda parecer que fue creada a su medida. Esta expresión hace referencia a la incapacidad para sacar provecho a los proyectos, de dar vueltas y vueltas sin aclarar nada. Si hubiera que ilustrar esta frase en el diccionario, sin duda habría que poner la foto del alcalde.

Sirvan de ejemplo las obras de recuperación de las antiguas fábricas de El Molinar, anunciadas a bombo y platillo, como siempre, en 2018 y que deberían haber acabado en junio de 2019. Hasta cuatro prórrogas concedió la Generalitat para que Alcoy no perdiese las ayudas. Pero… “que si quieres arroz catalina”, hoy en día tenemos un litigio con la empresa adjudicataria, la ciudad ha perdido los 500.000 euros de subvención y nuestro pasado industrial está en ruinas como puede acabar nuestro futuro de seguir en estas manos.

No queda ahí esta poca consistencia del Gobierno socialista local. Un año antes, en 2017, publicitaron el gasto de trece millones y medio mediante el programa Edificant, un gran plan de construcción de colegios. Cuatro años de retrasos y paralizaciones nos muestran un gasto real que a duras penas llega al 5,8 % de aquella cifra. Ni decir tiene que los responsables de semejante falta de diligencia han considerado innecesario aclarar todo este descontrol a los alcoyanos.

Algún malpensado podría creer que Antonio Francés no presiona a la Generalitat para que apruebe el Plan General Estructural por no incomodar a sus compañeros de Valencia, pero la realidad es que piensa que, como ellos son incapaces de avanzar en los proyectos, a los demás les debe pasar lo mismo y no exige la validación de un plan aprobado en el Ayuntamiento de Alcoy en mayo de 2019. Un plan que, aunque genera poco suelo industrial, menos es nada y su visado nos es necesario puesto que los tiempos no están como para seguir dejando escapar industrias.

Esperemos que la manzana de Rodes no sea el mayor ejemplo para esta expresión valenciana, cuyo equivalente en la lengua de Cervantes sería la de marear la perdiz, hacer perder el tiempo intencionadamente con la intención de retrasar la resolución de un problema. Que no sea ese tipo de idea a la que se le da mil vueltas y no se le saca el provecho deseado. Los antecedentes asustan.

Hubo una primera idea, una segunda, buscando un modelo a imitar se viajó a Suecia, se anunció que allí se instalaría un instituto tecnológico de cosmética… Recientemente en comisión informativa y sotto voce el señor alcalde reconoció que no se ubicaría en ese lugar. A no pocas asociaciones se les ha asegurado su cabida en la antigua metalúrgica, se prometieron 600 puestos de trabajo…

¿Será este, otro proyecto sin acabar? Con la manzana de Rodes, ¿traurem la mà del carabassí algún día?.

¿Mejores? Imposible

Artículo de opinión de Quique Ruiz, portavoz del PP en Alcoy

Cuando todo saltó por los aires, hace justo un año, no imaginamos lo que íbamos a ser capaces de hacer para recuperar algo muy simple: lo que anteriormente concebimos como normalidad. De la misma forma que no lo podíamos imaginar, sería conveniente no olvidarlo. Porque la dureza ha sido extrema, especialmente para los familiares de los 231 alcoyanos que han fallecido como consecuencia del coronavirus.

El primer recuerdo ha de ser necesariamente para ellos, especialmente para los más de 130 muertos en residencias geriátricas. Y más si cabe, sin voluntad de agraviar, a los 73 fallecidos en la residencia Domus Vi, que sufrieron el abandono del alcalde y de su gobierno, desaparecido de forma vergonzosa ante uno de los peores brotes de la enfermedad en España.

El segundo reconocimiento es, sin duda, para la capacidad de resistencia de los alcoyanos. Una resistencia expresada en primera instancia por el encomiable esfuerzo de los profesionales sanitarios y de servicios sociales, que desde el primer momento mostraron la importancia de disponer de robustos servicios básicos. Jamás les podremos agradecer lo suficiente su trabajo. Ni a ellos ni a los trabajadores del resto de sectores que mantuvieron su actividad presencial durante el confinamiento y que mantuvieron el pulso de la ciudad.

De heroica cabe calificar la actitud de los cientos de negocios que se han sacrificado este año por el bien común y que no se han visto compensados con indemnizaciones directas. Se vieron forzados a cerrar, primero en marzo y luego en enero, para romper la cadena de contagios y preservar la salud del resto de alcoyanos. No deberíamos obviar que ese sacrificio se ha saldado con la pérdida de 705 empleos y otros 5.200 en la incertidumbre de los 770 ERTE solicitados en la ciudad. Aquí no basta con retóricos agradecimientos. En este caso es preciso comprometerse a acertar, desde el Ayuntamiento, con ayudas directas e iniciativas que eviten más paro y desaparición de empresas.

La capacidad de adaptación de una sociedad de valentía estoica ha tenido este año su máxima expresión en los colegios, que en tiempo récord trasladaron su actividad a los dispositivos móviles para, desde septiembre, demostrar que el cumplimiento estricto de las medidas permite mantener la actividad presencial de grupo. Los docentes han puesto en valor su vocación del mismo modo que los niños nos han dado una ejemplar lección de entereza. Nos han ofrecido una dosis de confianza que nos permite creer que el futuro será irremediablemente más esperanzador.

Un año después de que todo volase por los aires, los aplausos que en primera instancia fueron dedicados a los sanitarios se extienden ahora a todos y cada uno de los alcoyanos. Los que se han refugiado en sus casas y no han huido a su segunda residencia de Penàguila en plena crisis, los que han explorado las vías del teletrabajo, los que han renunciado a los abrazos de los seres queridos, han cumplido las normas y han comprendido que la actitud de cada uno de nosotros era crucial para superar esta situación extrema.

Por eso me resisto a caer en el manido tópico de que de esta crisis vamos a salir más fuertes y mejores. Es imposible, porque, de partida, los alcoyanos hemos perdido la fuerza de 231 de los nuestros. Y, además, resulta casi insultante pensar en mejorar una sociedad que, como la de Alcoy, ha resistido unas pruebas durísimas, más incluso que las de la mayoría de ciudades de España, como demuestran todos los indicadores. Prefiero resaltar el agradecimiento por el formidable ejemplo que nos ha dado.

Quin és el preu dels alcoians?

Article d’opinió de Pablo González, Regidor de Guanyar Alcoi

Fa temps que em volta pel cap si els alcoians estarem en venda. Si els nostres governants, ara els del PSOE però abans els del PP (malauradament massa pareguts a moltes coses) no ens estan oferint al millor postor. Si no serem una moneda d’intercanvi per aconseguir els seus propis interessos, individuals i de partit. És que no trobe cap altra resposta a la seua pràctica d’anunciar grans projectes que amb idèntica velocitat amb la que els anuncien es queden en el no-res.

Ara amb el campus d’Alcoi de la Universitat d’Alacant ens trobem al davant d’un exemple claríssim. S’anuncia a bombo i plateret un nou campus a la ciutat. Un campus que per a l’alcalde Antonio Francés ens convertiria en una ciutat universitària d’alt nivell, ens permetria “dinamitzar la ciutat des del punt de vista econòmic i d’innovació” i aportaria “valor, capacitat d’atracció i capitalitat”, que esta paraula els agrada molt.

Però a este anunci se li oferixen aules menudes, abarrotades, insuficients per al volum de l’estudiantat, a les que no poden accedir amb ascensor. Sense cap biblioteca o sala d’estudi i sense les facilitats que tenen la resta de campus. I ara, després d’anys de patir per fer una carrera en pitjors condicions que els seus companys al campus de Sant Vicent del Raspeig els anuncien que no la podran acabar a Alcoi. I segurament, donades les característiques del seu alumnat sobretot en disposició de temps per raons personals i laborals, ho tindran difícil per a acabar-la fora de la ciutat. És inconcebible que un govern que ha defensat la presència de la UA a la ciutat i s’ha vanagloriat de la seua bona gestió després no oferisca una suficient inversió, de diners i esforços, i deixe a les estudiants tirades, sense més resposta que un bus per a baixar a Alacant. I damunt excusant que serà només en moments puntuals els que han de baixar a Alacant quan la realitat és que entre assignatures obligatòries i optatives, reunions amb el professorat, reunions de treball de final de grau i exàmens han d’estar baixant durant tot el curs.

Per què ho fan? No saben més i és una mostra de la seua incompetència? O potser és que els alcoians ens hem convertit per a ells en una moneda de canvi per aconseguir interessos personals i partidistes? Que tindre el campus de la UA pot resultat beneficiós per a guanyar unes eleccions? Doncs bé, ho fem i en presumim i després ja veurem. Total, d’ací a que hi haja unes noves eleccions la gent no se’n recordarà, han de pensar.

I això ho vegem ara en la UA però ho hem vist amb moltíssims altres projectes: Rodes, la reconversió de la Colònia D’aviació, un centre d’interpretació al Molinar, el turisme com a revulsiu econòmic, grans beneficis per a la ciutadania amb la Smart City i així una i una altra promesa que una vegada anunciada s’esvaïx en l’aire o es posposa eternament perquè no respon a l’objectiu de millorar la vida col·lectiva, sinó la seua pròpia. Demanem que, si realment es creu en açò, l’Ajuntament faça els esforços necessaris perquè es puguen acabar estos estudis a Alcoi i este no siga el principi del fi del campus d’Alcoi de la UA amb tots els perjudicis que suposaria per a Alcoi.

El harakiri de Ciudadanos

Artículo de opinión de Enrique Peidro, exafiliado de Ciudadanos

Esta pasada semana vivimos el enésimo capítulo del suicidio por entregas que está protagonizando Ciudadanos. Un partido prometedor en sus inicios que vivió días de vino y rosas no hace demasiado, pero que de un tiempo a esta parte se ha caracterizado por tomar malas decisiones, a cual peor que la anterior.

Como partido político, está dando sus últimos coletazos. Su futuro está escrito, ellos solos se han condenado, en el peor de los casos, a la desaparición o, en el menos malo, a ocupar una posición absolutamente irrelevante en el panorama político de nuestro país. Una lástima, porque no existe una alternativa centrista y moderada y corremos un serio riesgo de polarización, más de lo que ya está, de una sociedad que se encuentra demasiado dividida y, lamentablemente, excesivamente fragmentada.

Quien haya seguido las noticias y observado los bandazos que ha dado Ciudadanos, no se sorprenderá en absoluto de la deriva que han tomado. Y quien, como yo, haya conocido y sufrido desde sus entrañas su “modus operandi”, confirmará que esto se veía venir y era el desenlace más lógico y previsible.

Ciudadanos está organizado piramidalmente, donde las cúspides dirigen el partido de un modo dictatorial, los mandos intermedios se pelean entre sí para ver quién coloca más “amiguetes” en cargos públicos y orgánicos, y las bases, los afiliados, no cuentan para nada, excepto cuando se trata de subirles a un autobús y llevarles a un acto electoral para que muevan la banderita y jaleen las intervenciones del gran líder. Aparte de eso, no tienen el más mínimo derecho a opinar, especialmente si dicha opinión cuestiona las decisiones tomadas por los grandes gurús dirigentes. Claro, mientras el viento sopla a favor, es muy fácil mantener a la gente en el barco. Pero en cuanto las cosas se tuercen y la nave hace aguas, surgen todos los conflictos posibles y la mayoría abandona el barco en busca de otros quehaceres, tal y como viene sucediendo en los últimos meses. Pero lo peor de todo es que los dirigentes siguen negando la realidad y los mandos intermedios continúan peleándose entre ellos por garantizarse un jugoso jornal, al menos mientras ello sea posible.
En realidad, todos estos acontecimientos no nos han cogido por sorpresa por estos lares. En Alcoy, el suicidio de Ciudadanos empezó hace un par de años, concretamente cuando los responsables de Madrid eligieron como cabeza de lista para las elecciones municipales a la persona equivocada. Y esta afirmación no es una opinión personal subjetiva. En aquel momento la mayoría de la afiliación local del partido ya estaba en contra, incluida más de la mitad de la junta directiva. Pasada la mitad de la legislatura, no hay más que ver las intervenciones “gloriosas” que la actual portavoz de Ciudadanos en Alcoy ha tenido en más de un pleno municipal (¡gracias, Youtube!). Y es una lástima que los alcoyanos no conozcan sus habituales deslices y metidas de pata en comisiones, porque darían para escribir un libro, probablemente de humor, si no fuera porque su generoso e inmerecido jornal se paga con el dinero de nuestros impuestos.

El criterio seguido por el partido para dicho nombramiento fue el mismo que ha caracterizado toda la toma de decisiones en Ciudadanos y que ya he nombrado en el párrafo anterior. Fue una decisión controvertida, tomada unilateralmente desde Madrid y basada en criterios personales y no de aptitud, preparación o carisma. Una práctica nepotista que vino a cargarse un buen proyecto cimentado en el trabajo de la legislatura pasada, con un excelente trabajo del Grupo Municipal , el buen hacer del coordinador de esa época, y la amplia implicación de los afiliados. En aquel momento podía alegarse que fue una apuesta personal de alguien, pero ha quedado más que demostrado que la apuesta por los juegos florales salió mal.

Las consecuencias de esa decisión no se hicieron esperar. La primera, la pérdida de dos concejales de golpe y porrazo. La segunda, la renuncia de dos tercios de los afiliados de la ciudad. Y la tercera todavía no se ha producido, pero a modo profético, anticipo que será quedarse sin representación en el ayuntamiento de Alcoy en los próximos comicios. Tal vez antes de que eso suceda haya alguna que otra consecuencia más dolorosa para Ciudadanos en Alcoy, pero eso todavía está por ver…

Porque, como hemos dicho, Ciudadanos está empeñado en desaparecer, y parece que tienen prisa por hacerlo. La gran mayoría de los pesos pesados del partido ya no están en él. Acabamos de conocer que el senador Fran Hervías también cambia de bando. Han tenido tiempo de corregir sus errores, como el cometido en Alcoy, pero se mantienen en sus trece, luchando contra viento y marea y con la actitud del avestruz: la cabeza metida bajo tierra y negando todas las evidencias. Cuando quieran darse cuenta de su inminente desaparición y reaccionar (si es que algún día lo hacen), ya será demasiado tarde. O quizá es que estén resignados a ello y lo único que les importa es mantener el sueldo todo el tiempo que puedan. Un ejemplo: varios de los cargos de confianza de diputación de Alicante del partido se han subido el sueldo a costa de bajárselo a sus propios compañeros, simplemente por el hecho de pertenecer a “familias” diferentes dentro del propio partido. ¿Se puede ser más patético?

La catástrofe de Alcoy tiene sus responsables, todos ellos con nombres y apellidos, la mayoría de ellos de fuera de nuestra ciudad: Madrid, Valencia, Alicante, Moncada, Xixona, Alfaz del Pi… aunque también hubo gente de nuestra ciudad que contribuyó notablemente a la hecatombe, empezando por la propia implicada, quien movió todos los hilos que pudo, llamó a todos los contactos que tenía y realizó todo tipo de maniobras entre bambalinas para conseguir ser “la elegida”. Todos fueron clavando clavos en el ataúd, con sus decisiones (o con la ausencia de las mismas) de Ciudadanos en Alcoy. Pero claro, nada nos puede sorprender cuando vemos cómo están haciéndose el harakiri a nivel nacional.

Ciudadanos está muerto. Solamente falta sellar la fecha de defunción… y escribir su obituario. D.E.P.