Así se vivió el 23F en Alcoy hace 40 años

En la tarde del lunes 23 de febrero de 1981 el Congreso de los Diputados en Madrid era escenario de la votación para elegir a Leopoldo Calvo Sotelo como Presidente del Gobierno Central. Su predecesor en el cargo y uno de los artífices de la llegada de la Democracia a España, Adolfo Suárez, había presentado su dimisión tan solo 25 días antes. A las 18:23h el proceso de elección del Presidente se paró en seco. Antonio Tejero, junto a varios guardias civiles, tomaban la Cámara Baja al recordado grito de ¡Quieto todo el mundo!.

La radio jugó un papel muy importante en aquella ya conocida ‘noche de los transistores’ y gracias a su sonido llegaron hasta Alcoy las noticias de lo que estaba pasando en Madrid. El alcalde de entonces, José Sanus, seguía al detalle lo ocurrido en el intento de Golpe de Estado desde su despacho junto a los ediles Francisco Bustos, Santiago Payà, Francisco Giner y su secretaria Mari Carmen. Entre las primeras decisiones que se comentaron, según rezan las crónicas del desaparecido Periódico Ciudad, fue salvaguardar los archivos del PSOE y del PCE para asegurar la documentación que pudiera ser comprometida. Además en la Casa de Cultura se había programado una charla sobre alcoholismo que quedó suspendida en torno a las nueve de la noche al declararse el Estado de Excepción. Los que habían acudido, casi un centenar, abandonaron la sala con total normalidad. Sanus, con más de 16 personas junto a él hacia el final de la tarde, seguía al detalle la situación desde el mencionado despacho y allí tuvieron constancia también de la presencia de tanquetas así como  de vehículos del Ejército en varios puntos de Alcoy. Nadie perdió la calma hasta que habló el Rey Don Juan Carlos I de madrugada en un mensaje difundido a la nación por Televisión Española.

Dice el Ciudad que al finalizar la intervención del Monarca todos los presentes en el despacho de alcaldía gritaron ‘¡Viva el Rey!’ y se marcharon a sus domicilios tras haber vivido unas horas tensas que habían puesto en jaque el nuevo sistema político español “hemos superado la prueba de fuego de la Democracia“, aseguró en aquel momento el alcalde Pepe Sanus. Al día siguiente el Ayuntamiento remitió telegramas de adhesión al Rey Juan Carlos I y al Presidente del Congreso mientras que la Junta de Portavoces decidió convocar un Pleno Extraordinario en el que todos los partidos de aquella Corporación Municipal condenaron los hechos ocurridos. Fueron también muchos los alcoyanos que después del intento de Golpe de Estado viajaron hasta Alicante para participar en la manifestación que se convocó en las principales capitales de cara a mostrar el respaldo ciudadano hacia nuestra joven Democracia.

Normalidad en la comarca

En l’Alcoià y el Comtat se vivió una situación similar a la de Alcoy. PCE y PSOE se esforzaron en guardar la documentación del partido en Cocentaina, Muro o Ibi mientras que los alcaldes de las tres localidades siguieron la evolución de las primeras horas del Golpe de Estado desde sus despachos en los Ayuntamientos. Había angustia pero nadie perdió tampoco la calma en una noche en la que por ejemplo, en Cocentaina, se produjeron extrañas visitas al Cuartel de la Guardia Civil según relatan algunos testimonios que vivieron aquel 23F. Además se realizaron controles por parte de la Benemérita en puntos cercanos a la Carretera Nacional 340 sobre todo para informar de que se había declarado el Estado de Excepción a los que terminaban el turno de trabajo en las fábricas a las 22 horas “fue una noche en la que muchos pensábamos que volvíamos atrás pero conseguimos, entre todos, poner a salvo la Democracia y gracias aquello el conjunto del país salió mucho más reforzado. Aquel 23F marcó un antes y un después en la transición política iniciada años antes“, recuerda el alcalde de l’Alquería d’Asnar; Jaume Pascual, que ya era primer edil del municipio entonces.

También Banyeres de Mariola, Ibi, Cocentaina, Muro o la misma Alquería d’Asnar condenaron los hechos en varios Plenos Extraordinarios y mostraron su adhesión a la Corona y al Gobierno de España.

Así fue la crónica de aquel 23F, un día que resultó frío en Alcoy y en nuestras comarcas y una jornada que marcó para siempre la historia de España.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *